Mo hizo más que exponer la frialdad y la dureza protocolar que exige la Corona.

La abrupta salida de Meghan Markle y el Príncipe Harry a la Familia Real británica no hizo más que exponer la frialdad y la dureza protocolar que exige la Corona a cada uno de sus miembros. Sin embargo, allegados a la Reina Isabel dejaron trascender en las últimas horas la oferta que la Corona les hizo antes de su boda y que la Duquesa de Sussex rechazó.

"Antes del casamiento con Harry, fue la propia Reina Isabel la que se juntó con Meghan Markle y le propuso un trato para que no tuviera que abandonar su carrera como actriz, pese a estar casada con el príncipe", revela una fuente allegada a la Corona al tabloide The Sun.

Según ese diario, fue Meghan Markle quien rechazó la oferta. "Ella le agradeció el gesto, pero le dijo que estaba ansiosa por convertirse en un miembro activo de la Familia Real. Quería tener el lugar que le dieron, nadie la obligó", refuerzan.

De hecho, Meghan Markle renunció a la serie Suits al momento de anunciar su compromiso con el Príncipe Harry y dio de baja todas sus redes sociales, además del portal digital de moda que dirigía. 

"En su momento se especuló con que había sido la Familia Real la que la obligó a dejar todos sus proyectos, pero lo cierto es que le dieron la posibilidad de seguir teniendo una vida relativamente normal. La que no quiso fue ella".

El pacto que la Reina Isabel le había hecho a Meghan Markle tenía una condición: no habría título nobiliario. "El plan de la Reina Isabel era que Harry mantuviera su posición dentro de la Corona, pero que Meghan Markle no debiera abandonar todos sus proyectos por el casamiento. Sin embargo, esa oferta venía sin el título de 'duquesa' y, al parecer, no le resultó muy tentadora".

En efecto, The Sun es uno de los medios "aliados" de la Corona. El propio Harry inició acciones legales contra el tabloide y acusó que defiende en especial a su hermano mayor, el Príncipe William, de iniciar una campaña en contra de su esposa, similar a la que padeció su madre, la Princesa Diana, en vida.

Habrá que ver cuál será la respuesta de Meghan Markle y Harry tras el nuevo ataque Real. Al momento, la pareja se encuentra instalada en una lujosa mansión en Canadá, empezando el "período de transición" que acordaron con la Reina Isabel para abandonar la Corona.