La mañana de este viernes el cuerpo edilicio de Xaltocan, fueron citados para que se llevara a cabo una sesión de cabildo abierto, donde los 6 regidores apoyados de pobladores pretendían darle cabildazo al presidente municipal Eugenio Sánchez Amador ya que manifiestan que este padece de una enfermedad y que ya tiene más de mes y medio que no presenta atender con sus obligaciones.

Pobladores de diferentes comunidades de esta demarcación, se dieron cita desde las 09:00 horas afuera de la presidencia municipal para presenciar el cabildo abierto ya que este se realizaría a las 10:00 horas, media hora después de la convenida al no presentarse ninguno de los 6 regidores, dicho cabildo fue suspendido por falta de quorum.

El alcalde dijo es hora de que aclaremos varias cosas que andan difamando en mi contra los 6 regidores y estos son mangoneados por el primer regidor Ignacio Vázquez Franquiz, donde mencionan que tenemos más de año y medio que no convocamos a una sesión de cabildo y esto es completamente falso, están firmadas y selladas las actas por cada uno de los integrantes del cabildo que son el presidente municipal, la síndico y los 6 regidores, refuto. 

Respecto a que tengo más de un mes sin venir es falso; si estado un poco mal de salud por una infección estomacal, pero eso no ha impedido que atienda como debe de ser los asuntos que me corresponden, “mejor pregunten a ellos que han hecho en sus carteras que se les fue asignada”, señaló el edil.

El munícipe dijo cómo es posible que el primer regidor Vázquez Franquiz pone un artículo de la ley para querer ser presidente interino por ausencia del alcalde, cuando el nunca viene a excepción de las quincenas, pero lo primero que le pediría que arregle su situación legal, yo no soy nadie para juzgarlo, la ley es quien va a decir si es inocente o culpable y después le pediría como al resto de los regidores que ya se pongan a trabajar por el bien de su pueblo quienes por ellos están, aseveró.

Ante la falta de espacio en la sala de cabildo el presidente municipal y los pobladores se trasladaron a la plazuela, donde el alcalde recibió el apoyo de los ciudadanos, donde la mayoría se oponían a que este grupo de personas siguieran cobrando sin trabajar y donde pedían que entraran los suplentes.

Otros pobladores pedían al alcalde que se les pague a todo aquel que, si trabaja que no se tiente el corazón si no trabajan que se les detenga su sueldo y que este sea utilizado para obras o acciones que beneficien a la población.

El alcalde tuvo que poner fin a dicha reunión ya que los ánimos se empezaban a calentar en contra de los regidores que al final le pedían que actuara con mano dura y que promoviera un juicio político porque no es posible que personas que no trabajan quieran desestabilizar el Ayuntamiento.