A partir de ese glorioso día hemos iniciado nuestro camino independiente para lograr un mayor crecimiento, para todo aquel que hable de nuestro municipio, somos relativamente muy joven, pero esto jamás será un impedimento para sacar a relucir la grandeza de nuestro municipio, porque nuestra gentes es trabajadora, positiva, con valores, con esperanza pero sobre todo con identidad, así lo dijo el presidente municipal de Tlaltelulco Rubén Pluma Morales al encabezar el 23 aniversario de la municipalización.

Teniendo como marco el auditorio municipal el alcalde dijo ante cientos de personas que se dieron cita, que entre agosto y octubre de 1995 se crearon 16 Ayuntamientos, entre ellos Tlaltelulco, incorporándose así a los actuales 60 municipios que conforman nuestra entidad federativa de Tlaxcala, subrayo.

El Pluma Morales añadió fue hasta el 18 de agosto de 1995, cuando un grupo de ciudadanos comprometidos por el bienestar y el progreso de la Magdalena, se reunieron para seguir al pie de la letra lo que se necesitaba en el Congreso del estado para lograr la municipalización del pueblo de Tlaltelulco, resalto.

El alcalde dijo el papel más importante lo realizaron los municipalizadores quienes iniciaron la ardua tarea y lucha para lograr que la Magdalena Tlaltelulco, fuera independiente del municipio de Chiautempan, el cual quedó asentado en el decreto Numero 207 Articulo 1ro que a la letra dice: “Se decreta Municipio integrante del estado de Tlaxcala a la población de la Magdalena Tlaltelulco”, precisó.

El mandatario municipal que a partir de ese glorioso día hemos iniciado nuestro canino independiente para lograr un mayor crecimiento para todo aquel que habite en nuestro municipio, somos una comunidad relativamente muy joven, pero esto jamás será impedimento para sacar a relucir la grandeza, por la que nuestra gente es trabajadora, positiva, con valores, afirmo.

Finalizo diciendo, Tlaltelulco desde 1995 tiene clara su meta y es logra ser un municipio moderno que tenga los avances que exige la actualidad sin perder sus costumbres y su identidad, concluyo Pluma Morales.