La titular de la Secretaría de Gobierno de Tlaxcala, Anabel Alvarado Varela, descartó que haya habido omisión por parte de autoridades estatales en la retención de seis ladrones y un elemento militar este martes en San Juan Huactzinco, pues desde el principio personal de la dependencia a su cargo estuvo en el lugar para dialogar con los pobladores y convencerlos de entregar a los presuntos delincuentes.

“Las fuerzas federales y militares estuvieron pendientes y coordinados con el estado, no hubo omisión pues quienes fueron detenidos por policías municipales fueron enviados a la Comisión Estatal de Seguridad a petición del Ayuntamiento y ahí se está trabajando para la su puesta a disposición a la Procuraduría General de Justicia del Estado “, declaró en entrevista.

La intentona de linchamiento a seis presuntos asaltantes de dos camionetas, llevó a que los ánimos de los pobladores se Huactzinco se exacerbaran a tal grado que también retuvieron a un elemento castrense quien tuvo que ser rescatado por un convoy de sus compañeros.

Asimismo, Alvarado Varela indicó que la Secretaría de Gobierno lleva a cabo labores para convencer a los vecinos afectados a que presenten la denuncia formal ante la PGJE y declaren, para así tener los elementos suficientes para consignar a los sujetos señalados.

“Un llamado a quienes fueron afectados a que presenten la denuncia porque es muy importante tener la declaración de los propietarios de los vehículos, estamos en el ejercicio de convencimiento para que lo hagan. Estamos trabajando para que esos delincuentes sean presentados, se puedan cumplir los procedimientos y tengamos los resultados por parte de la Procuraduría”.

Dijo que en estos momentos personal a su cargo se mantiene en Huactzinco escuchando y atendiendo las demandas de la población que versan en mayor seguridad pública contra los robos de automóviles y casa habitación que se han acrecentado en lo que va del año.

La funcionaria precisó que el saldo oficial hasta este momento son seis presuntos ladrones detenidos y ninguna persona herida por los hechos.