Para alcanzar el nivel de aceptación con el que Víctor Briones Loranca cuenta, hace falta mucha preparación. Hace falta saber escuchar, reaccionar a tiempo, no perder el piso y al contrario estar consciente que a la gente lo que le interesa es la eficiencia. Por eso siempre lo vemos asi, platicando con los paisanos, compartiendo su proyecto, pero sobre todo, escuchando. Es bueno saber que Tlaxcala puede quedar en las mejores manos.