No importa que el debate formal haya tenido una organización tan mala, o que a los medios nos hayan dejado sin oportunidad de cubrirlo en el Teatro Xicohténcatl, aquí está el debate en dibujos animados, algo que los candidatos traen en la punta de la lengua para soltar todo su veneno a la hora de confrontar ideas y estrategias para echarse una que otra mentada, pero sin que se note demasiado... ¡Córrela!