Y claro que es lo que nos conviene; ya ven cómo nos va con el petróleo (estamos quebrados) entonces lo mejor es ir pensando en acciones que nos reditúen muchos dólares y euros, en lugar de ponernos ahí todos tristes y deprimidos. así que el turismo, nacional e internacional es nuestra oportunidad de reactivar la economía y mostrarnos como, ¡los excelentes anfitriones que somos!