Es que ya debemos dejar de usar tanto coche porque además de que contaminamos caemos en la espiral de la vida sedentaria. Mejor, saquemos la bici, le ponemos aceite, aire a las llantas, nos colocamos el casco y en familia recorremos los inacabables caminos y veredas. Cualquier problema de salud se cura con el ejercicio; nada más cuidado con las caídas, no sea que lleguen a su casa con chico rasponsote...