Claro, como los chavos se van muy temprano a la escuela, pues necesitan las calles bien alumbradas. De manera natural eso va a contribuir a eliminar los miedos que sobre todo las muchachas sienten cuando se dirigen a clases o a la chamba... si a eso le sumamos una buena policía, bien preparada y suficientemente descansada, que los malosos se vayan olvidando que en Tlaxcala tienen futuro, eso sí...