Tzompantepec, Tlaxcala.- Integrantes de la comunidad parroquial de Tzompantepec, exigieron al obispo de Tlaxcala, Francisco Moreno Barrón que el presbítero René Hernández Juárez sea removido del cargo que actualmente ostenta en un templo de San Andrés Ahuashuatepec.

Con documentos en mano,  dan cuenta que el pasado 31 de diciembre del año próximo pasado tocó de manera impropia y lasciva a una mujer, a quien al darle el abrazo de fin de año le tocó el busto, lo que invariablemente sorprendió y molestó a la mujer de 26 años.

Acción que ya fue comentada con los representantes de los laicos, mayordomos y fiscales que participan en la parroquia de San Andrés, quienes en reuniones posteriores acordaron hacer de conocimiento lo acontecido al máximo jerarca de la grey católica en el estado.

Lo que se llevó a cabo primero de manera económica y luego de forma escrita, esto mediante documentos en los que reprochan a Moreno Barrón el actuar de quien dijeron que por ser su familiar o ahijado, se siente intocable, además de que es coqueto, prepotente, abusivo y morboso.

A lo que la respuesta nula, fue que el Obispo solo hablaría con el sacerdote incomodo, lo que no dejo satisfechos a inconformes quienes han optado por cerrarle las puertas del templo de Ocotlán y de otro espacio dedicado a la oración, ya que se le acusa gravemente de un atentado al pudor en contra de una mujer e insinuaciones poco propias en contra de otras.

Lo que incluso ha frenado de manera importante los servicios religiosos en esa parroquia, ya que definitivamente no quieren que René Hernández Juárez sea el guía espiritual en San Andrés, ya que se conduce de forma poco propia para con los feligreses.

Por lo que al ver que Francisco Moreno ha desdeñado atender su petición, estarán tomando acciones similares o más fuertes a las registradas en la comunidad de Ayometla, hace unos meses de donde finalmente fue expulsado el llamado “padre incómodo”, quien reiteraron se conduce ajeno a los votos como representante de la iglesia.