Es que ya estamos cansados de ver las mismas carotas. Como que ya hacen falta rostros bienvenidos, así como este, bien intencionados y sobre todo llenos de ganas de hacer las cosas. Tlaxcala tiene a lo largo y ancho de su territorio estatal innumerables casos de personas que van a escribir la nueva historia.