Si tenemos unos paisajes tan lindos ya es hora de irlos recorriendo en bicicleta, como cada vez más personas lo hacemos. Si los compromisos no los dejamos para el último; si somos más ordenados y afectos a la buena condición física, los problemas de contaminación van a pasar a segundo término, pero eso sí, hay que ponernos el caso, ¡sí señor!