Ya sea de mañana o en la noche, pues al hacerlo podremos conseguir el anhelado equilibrio interno y librarnos de hipertensión y diabetes. Además, un cuerpo ejercitado no acepta andar teniendo ahí malos pensamientos y mucho menos volvernos unos parranderos...