Los amantes de lo ajeno no tienen futuro en Tlaxcala, más les convendría dedicarse a otras actividades como lo hace toda la raza porque, de seguir en la misma senda les esperan tiempos francamente gachos...