La corrida mixta de fin de año celebrada en el municipio de San Cosme Xaloztoc, fue todo un rotundo éxito donde participaron el matador de Apizaco José Luis Angelino, el novillero de Tlaxco Gerardo Rivera y el rejoneador huamantleco Luis Pimentel quien fue el encargado de abrir la plaza de toros.

En esta corrida, en el que se lidió un encierro de la ganadera Zotoluca del que resaltaron el 5to y el 6to los cuales fueron indultados por Angelino y Rivera y  al final fueron sacados a hombros.  

Ante casi tres mil personas aficionadas a la fiesta brava provenientes de varios municipios del estado, el rejoneador huamantleco Luis Pimentel quien recibió a los astados “año nuevo” y  “cedrero” de aproximadamente 470 kilos, los cuales no respondieron ya que salieron muy flojos y no lucio como el quería.

Los “Forcados de Teziutlán”, salían a una plaza de toros en donde el público presente, lanzaban mensajes de precaución para el grupo de jóvenes quien en su segundo intento realizó una espectacular pega, donde lograron someter a cedrero de 480 kilos, quienes se ganaron la ovación de los espectadores.

El diestro José Luis Angelino en su primero de la tarde de nombre “Buen deseo”, ante el cual se dio gusto a la verónica y sobresalió un quite por chicuelinas y finalizo con la estocada un poco arriba pero fue suficiente, donde el juez de plaza le otorgo una oreja y recibió aplausos del público.

Por su parte el novillero Gerardo Rivera recibió en su primero de la tarde a poeta de 470 kilos, de quien recibió un cabezazo que le provocó una cortada en la boca, después del incidente lucio una faena plena de clase y arte, donde al rematarlo dio una certera estocada y por ello fue otorgado ambos apéndices.

El quinto de la tarde y el  primer indulto fue para rey mago de 510 kilos donde Angelino ejecuto una faena, con mucho empeño y deseos de agradar, imprimiéndole encomiable técnica y oficio, donde elaboró un trasteo muy torero con capote y muleta donde al momento de querer dar la estocada final el público le pidió que le perdonara la vida, donde el juez se lo otorgo, además de otorgarle una oreja y rabo de manera simbólica.

Regalo fue el segundo toro indultado y el último de la tarde donde el novillero Rivera, realizó una faena variada y muy lucida en la cual siempre estuvo por encima de su rival y el cual le perdonó la vida al final, toda vez que se solicitó el indulto, mismo que fue concedido por la autoridad de la plaza.

Rafa Coca director de promoción de los “Cedros”, manifestó al final de la corrida que esta rebaso todo lo que se había planeado la plaza de toros fue insuficiente mucha gente se quedó fuera, los tres toreros Angelino, Rivera y Pimentel, dieron lo mejor de sí, también los astados de la ganadería Zotoluca fueron excelentes ejemplares.

Xaloztoc tuvo una corrida de altura que dejo un buen sabor de boca en los miles espectadores que se dieron cita en la plaza de toros, concluyo Rafa Coca.