Y tomó como pretexto el despertar del cándido Adolfo a la cultura, empacó sus huipiles y sus trajes de plumas, se pegó a los bailarines, y ahí anda...