Si no fuera por la crisis en VW, ni quién hubiera notado que aquello de la búsqueda de inversiones para Tlaxcala nomás fue para tapar el ojo al macho, eso sí, ¡qué manera de darse la gran vida!