Opinión

Por Si Quedaba Duda…

Miércoles, Diciembre 7, 2022
Leer más de Elisa Márquez
.
Por Si Quedaba Duda…

Circula un fragmento de un video en las redes sociales, de una entrevista en donde la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros, habla del caso de Yeny Charrez, extitular del Centro de Justicia para las Mujeres, y de forma determinante aclaró, digo, por si quedaba algún tipo de duda sobre su baja en la administración estatal: 

“Cuando ya le doy la oportunidad y veo que en vez de caminar iba hacia atrás y que se hacían actos que no son los correctos, porque yo deseo que se trabaje con toda la transparencia, obviamente despido a esta persona y se molesta”, por si quedaba alguna duda. 

Lorena Cuéllar, enfatizó que antes de la contratación de Charrez fue muy precisa con ella cuando le habló del manejo de los recursos y de cómo habría que trabajar en su gobierno para entregar cuentas claras, y le instruyó ser ordenada en las finanzas para evitar malgastar el dinero, el cargo no era para obtener efectivo de programas sociales y derrocharlo como si se hubiera sacado la lotería. 

Y es que la activista realizó el proceso de licitación, pero hasta ahí acató una instrucción superior, una vez que se le había otorgado el recurso, se le “olvidó” que era con una finalidad diferente, no de intereses personales, y desgraciadamente, terminó por traicionar la confianza depositada en ella. 

En su afán por convencer a la sociedad que era la víctima, comenzó a despotricar contra quienes habían creído en su discurso a favor de las mujeres, y transmitió desde sus redes sociales para gritar a los cuatro vientos que había sido vulnerada en sus derechos humanos, y que personal administrativo de la dependencia la agredía, cuando ella misma se expuso ante la ciudadanía como una mujer exaltada y fuera de control. 

Los cibernautas pueden observar en los videos de su red, que nadie la agredió, todos los que se encontraban ahí, incluso, tomaron la decisión de salir para se calmara, aferrada a no dejar el puesto, se encerró en la que fue su oficina y con delirio de persecución acusó a más de un funcionario público de querer hacerle daño, lo cual jamás sucedió. 

Ante la tormenta que la activista causó por su despido, la gobernadora y procuradora se comportaron como lo que siempre han sido, unas damas y de forma estoica, observaron los desmanes que hizo, y con ello demostró, que no estaba preparada para ese cargo. Es después de cierto tiempo, que la titular del Ejecutivo local, mencionó de la enorme oportunidad que Yeny Charrez tuvo, y que la dejó ir porque la ambición fue más fuerte que la vocación de servicio.

Vistas: 254

Loadind...