Opinión

ESPIONAJE DEL GOBERNADOR DE QUINTANA ROO CONTRA PERIODISTAS

Martes, Marzo 29, 2022
Leer más de José Martínez M.
Carlos Joaquín González desata ajuste de cuentas contra el PRI y sus gendarmes mediáticos
ESPIONAJE DEL GOBERNADOR DE QUINTANA ROO CONTRA PERIODISTAS

 

 

En Quintana Roo el espionaje contra la prensa alcanzó un punto crítico con la llegada del gobernador Carlos Joaquín González al poder. Varios periodistas y sus familiares fueron puestos bajo vigilancia sistemática de un Gobierno espía.

El gobernador incurrió en delitos federales que se consideran graves. Se trata de acciones violatorias del artículo 16 constitucional.

Sin contar con ningún tipo de autorización judicial toda la evidencia sugiere que el gobernador ordenó y autorizó el espionaje contra sus críticos en flagrante violación a las disposiciones previstas en el Código Penal Federal por lo que se pueden presentar cargos en contra de él y de los funcionarios que intervinieron de manera ilegal en contra de la vida de los afectados.

Los delitos podrían ser castigados por violar los artículos 177 y 211 Bis del Código Penal Federal, los cuales contemplan penas de 6 a 12 años de prisión para cada uno de los implicados, e incluso la pena podría ser hasta de 30 años. Además los imputados por dichos delitos están obligados a pagar multas.

El gobernador Carlos Joaquín González antepuso sus intereses particulares o personales a lo establecido por la ley para espiar a más de un decena de periodistas a los que él calificó como sus “enemigos”.

Un documento en poder de El Independiente detalla cómo se violó la privacía de los periodistas no obstante que en materia constitucional (artículo 16) se consideran “inviolables” las comunicaciones y la vida privada entre particulares, motivo suficiente para que el gobernador sea sancionado de manera penal.

De acuerdo a lo establecido por la ley solamente la autoridad judicial federal, a petición de la autoridad federal que faculte la ley o del titular del Ministerio Público de la entidad federativa correspondiente, podrá autorizar la intervención o indagar sobre la vida privada de una persona.

No obstante los impedimentos legales, el gobernador de Quintana Roo ordenó medidas de vigilancia encubiertas contra los periodistas sin que se estableciera un fin legítimo sino fuera una forma de mecanismo amedrantador contra sus “enemigos”. El espionaje contra la prensa de Quintana Roo se ha llevado a cabo sin que siquiera exista ninguna investigación criminal en curso en contra de los afectados, tampoco existen elementos que constaten indicios suficientes sobre la organización o ejecución de un delito para someter al escrutinio del espionaje a los periodistas.

Los periodistas que fueron víctimas de delitos por espionaje telefónico, violación de correspondencia e investigación sobre sus bienes, incluye a todos sus familiares.

De acuerdo a una investigación periodística de El Independiente el gobernador obtuvo información e imágenes producto del espionaje a que fueron sometidos los periodistas, utilizando indebidamente

dicha información en algunos casos para filtrarla en busca de su divulgación para perjudicar a sus “enemigos”.

De acuerdo a la Fiscalía General de la República actualmente existen más de un centenar de carpetas de investigación dentro del nuevo sistema penal que involucra a varios gobernadores en materia de espionaje contra periodistas, activistas defensores de los derechos humanos y ambientalistas.

Quintana Roo ahora se suma a la lista de los estados donde los gobernadores recurren al espionaje contra la prensa.

En el país se ha vuelto común el espionaje desde las altas esferas del gobierno. El propósito es espiar la vida privada y revelar información confidencial bajo el pretexto de temas de “seguridad”. En Quintana Roo se trata de operaciones promovidas desde la oficina del gobernador con la participación de autoridades estatales.

ROMÁN TREJO Y LOS MEDIOS

Román Trejo es un veterano periodista que fue puesto bajo una exhaustiva vigilancia por órdenes del gobernador Carlos Joaquín González.

El espionaje en su contra incluye a toda su familia. Esposa, hijos, padres, hermanos, primos, suegros, cuñados. Nadie escapa a los tentáculos de la “investigación” a la que fue sujeto.

Román Trejo es etiquetado por algunos de sus compañeros como un “difamador” y “propagandista”.

Con 30 años en el medio periodístico Trejo se hizo famoso por su portal digital “Chismorreo Político” donde escribe su columna “Turbulencia”. Se ha desempeñado como conductor de noticiarios en la radio (“El Emisario Matutino” en la estación XHACS conocida

como “Playa FM 103.1) y en medios impresos como el desaparecido diario “Respuesta”, periódico desaparecido tras la llegada de Carlos Joaquín González al poder.

Román Trejo era el columnista estrella de “Respuesta”, propiedad de los hermanos Alberto y Heriberto Millar López (de ascendencia cubana), quienes junto con varios colaboradores del exgobernador Roberto Borge (Claudia Romanillo Villanueva y Gina Ortiz Blanco) enfrentan líos con la justicia por delitos de corrupción relacionados con el patrimonio público del estado. Los Millar y los exfuncionarios están actualmente amparados. El asunto se constriñe al despojo de un terreno en la zona de sascaberas que el gobernador Roberto Borge les tituló a través del desaparecido Instituto de Patrimonio Estatal (Ipae).

Durante la gestión del exgobernador Borge, como ocurrió antes con el exgobernador Félix González Canto, los dueños de los medios de comunicación y los periodistas recibían un trato “especial” de los gobernantes. A cambio de las prebendas que obtenían los propietarios de los periódicos y las estaciones radiofónicas, desde el poder se les exigía el apoyo mediático para el gobernador en turno.

En los medios desde los tiempos de Félix González Canto comenzaron a proliferar decenas de “columnistas” y periodistas como conductores de noticieros hasta llegar al clímax con Roberto Borge.

El presupuesto para la prensa alcanzó niveles sorprendentes. El de Borge fue uno de los gobiernos de mayor corrupción y la prensa fue la gran “beneficiaria” de los presupuestos. Periódicos como el Por Esto!, de Mario Renato Menéndez era el que más dinero recibía en contratos de publicidad oficial (60 millones de pesos anuales) por encima de las principales estaciones radio que garantizaban una

mayor audiencia. El periódico Respuesta también recibía dinero a manos llenas (50 millones de pesos anuales).

En las pasadas campañas por la gubernatura el PRI que controlaba políticamente el estado gastó a raudales, el dinero fue utilizado en una guerra mediática donde la prensa y los periodistas fueron los principales protagonistas, por encima de los candidatos.

Como parte de los acuerdos entre el gobierno y el PRI se “donaron” terrenos propiedad del estado a particulares a título gratuito sin recibir ninguna contraprestación o en beneficio público o social para la comunidad que justificara el desprendimiento de los inmuebles. El candidato del PRI, Mauricio Góngora un año antes de su campaña en su calidad de alcalde de Solidaridad entregó en donación al periódico Por Esto! un terreno de poco más de una hectárea en la zona de mayor plusvalía de Playa del Carmen, con un valor superior a 25 millones de pesos, de acuerdo a una valuación catastral que el gobierno quiso guardar en secreto.

Carlos Joaquín González quien en 2016 fue excluido de las listas de precandidatos del PRI de Quintana Roo, renunció al partido y buscó el apoyo de su hermano Pedro Joaquín Coldwell quien gobernó el estado (1981 – 1987) y desempeñaba uno de los funcionarios más poderosos en el gabinete del presidente Enrique Peña Nieto.

Joaquín Coldwell había encabezado en 2012 como presidente del PRI nacional la campaña presidencial de Peña Nieto, al triunfo de éste lo designó secretario de Energía, donde terminaría involucrado en el caso Odebrecht protagonizado por Emilio Lozoya quien ocupó en ese sexenio la dirección de Pemex.

En el escenario local los grupos priistas se opusieron a la continuidad del clan de la familia Joaquín en el poder. Félix González Canto impuso a Roberto Borge como su candidato sucesor y Carlos Joaquín González rompió con el PRI para negociar

entonces su candidatura con la alianza PRI/PAN con el visto bueno del propio presidente Enrique Peña Nieto, como un gesto de “amistad” con Pedro Joaquín Coldwell por haber encabezado al partido en su campaña presidencial.

En Los Pinos había una lectura equivocada del escenario político en Quintana Roo, nadie consideró que Carlos Joaquín González pudiera obtener un triunfo. Entonces comenzaría la debacle del PRI con la derrota de en cinco de ocho gubernatura en disputa en 2016 como premonición de los que vendría dos años después con la aparición de Morena en la geografía electoral.

De manera sorprendente Carlos Joaquín obtuvo un triunfo aplastante pese a ser víctima de una campaña sucia en los medios. Como en las carreras de caballos las apuestas eran 9 a 1. Carlos Joaquín dio el campanazo y tras pasar a ocupar el poder comenzó el “ajuste de cuentas”.

VENGANZA Y ESPIONAJE

Con el poder en las manos una de las primeras medidas de Carlos Joaquín González fue cerrar el grifo del presupuesto a los medios. Muchos medios y periodistas fueron asfixiados económicamente. El primer periódico en desaparecer fue el diario Respuesta en el que se llegaron a ventilar asuntos familiares del nuevo gobernador. Su columnista estrella Román Trejo utilizaba del espacio de su columna para denostar a Carlos Joaquín. La prensa en general se mofaba de éste por su gran parecido físico con los personajes de Roberto Gómez Bolaños: el Chavo del Ocho y Chespirito.

El ego del gobernador Carlos Joaquín estaba muy lastimado, pero más le dolió cuando Román Trejo publicó en el portal “Chismorreo Político” algunas cartas de las amantes en la vida del nuevo gobernador.

En su coraje Carlos Joaquín ordenó dar a conocer mediante filtraciones la lista de los periodistas en la nómina del gobierno durante los gobiernos de Félix González y Roberto Borge.

El periódico Luces del Siglo y el activista Pedro Canché en su blog, y otros medios como el portal Noticaribe –de los pocos que dieron cobertura y apoyaron la campaña de Carlos Joaquín hicieron pública la información de los convenios de publicidad de los periódicos, estaciones de radio y medios digitales, así como los “pagos” mensuales a columnistas y conductores de noticieros etiquetados como “apoyos oficiales”.

El periodista Román Trejo recibía órdenes y pagos. Su principal tarea consistía en denigrar y atacar a los “enemigos” del gobernador Borge.

Román Trejo fue exhibido entonces por sus colegas de la prensa de Quinta Roo como un “sicario periodístico”.

En las listas filtradas a los medios aparecían varios periodistas con sus pagos mensuales correspondientes por sus servicios de información y propaganda al gobierno: Román Trejo con 223 mil pesos, Isabel Arvide (la actual cónsul de México en Estambul) con 185 mil pesos, Javier Chávez Ataxca, con 166 mil 500 pesos, Fátima Vázquez Hernández, con 118 mil pesos, Alberto Buenfil Magaña, con 83 mil pesos, Rubén Vizcaíno con 34 mil y la de mayor tajada del presupuesto de comunicación social la periodista Lilia Arellano, con 700 mil pesos mensuales a través de los servicios de su empresa Render Digital Solutions.

En la nómina aparecían más de 200 “comunicadores”, una gran parte de medios digitales. “Periodistas” sin trayectoria ni reconocimiento por el propio gremio.

Tan fuerte era el presupuesto para el control de los medios que el propio vocero del gobierno del estado, Rangel Rosado con sus “ahorros” se convirtió en inversionista de la Bolsa Mexicana de Valores.

EL ACOSO CONTRA ROMÁN TREJO

Documentos en poder de El Independiente dan cuenta del “ajuste de cuentas” del gobernador contra el periodista Román Trejo.

El objetivo del espionaje contra Trejo era colocar en medios de la capital del país el “informe” sobre el “expediente” en el que se basó la “investigación” ordenada por el gobernador Carlos Joaquín González.

El asunto era denigrarlo para cobrarle, como en la Ley del talión (“ojo por ojo y diente por diente”), como un acto de “acto de justicia retributiva” en reciprocidad a los ataques a la vida privada de Carlos Joaquín González durante su campaña.

Román Trejo a lo largo de su trayectoria ha recibido órdenes desde las tinieblas del poder político, comentan funcionarios allegados al primer círculo del gobernador.

Y como los caporegime de El Padrino –de Mario Puzo– en su columna Turbulencia de su portal “Chismorreo político”, con el gobernador Roberto Borge recibía órdenes y las ejecutaba: acribilla honor, reputación, trayectoria, vida privada y honestidad. Carece de conciencia y ética periodística.

Carlos Joaquín González cometió el gran error de incurrir en una serie de delitos en su afán por cobrar cuentas a Román Trejo. El abuso de poder está fuera de toda discusión y el gobernador deberá de rendir cuentas ante la justicia. El de Carlos Joaquín González es un ejemplo claro y contundente de cómo se usa el

poder político para atacar a los periodistas, cuando tenía opciones legales para hacer frente a la calumnia, difamación y daño moral en que pudo incurrir Román Trejo y que también constituyen delitos ajenos y al abuso de la libertad de expresión.

A reserva de publicarlo de manera íntegra, el “Expediente” –así está rotulada la carátula del documento– sobre el espionaje sobre Román Trejo, integrado por fotografías, recibos de pago, contratos y nombres de socios, dice textualmente:

Objetivo: José Román Trejo Maldonado.

Objetivo: Primario.

Pre-Conclusión:

“José Román Trejo Maldonado de 55 años de edad (ahora tiene 59 años) y RFC TEMR630830KUA, con registro de domicilio en Cerrada de Atún Manzana 1 B Lote 6 Fraccionamiento Tumben Cuxtal, C.P. 77026 Othón P. Blanco, Chetumal, Quintana Roo.

Del cual se consideraron múltiples formas de ingreso económico.

1.- Al ser propietario, director general, así como periodista y columnista en Chismorreo Político, ex columnista en el diario Respuesta, existiendo notas negativas donde le refieren recibió honorarios por 224, 000. 00 MN mensuales provenientes del ex gobernador Roberto Borge, se identifica en el Padrón de Proveedores con la Oficialía Mayor dentro de los giros económicos asesoría y consultorías, publicidad y difusión de contenido a través de Internet y servicios periodísticos.

2.- Al ser propietario de las empresas Isla Chetumal SA de Cv se observan 36 accionistas con valor accional unitario por 1,500.00 MN teniendo como objeto social la prestación de servicios especializados de apoyo a pequeña y mediana empresa, siendo una

posible financiera debido a que objeta ingresos exclusivamente por concepto de cuotas, comisiones y prestación de servicios por la empresa Carnes Ahumadas Yajoaja en Bacalar, por la empresa Productores Porcícolas Maya Caribe SA de RL de CV de la que es accionista su conyuge e hija.

Por las concesiones de conyuge e hijo como beneficiarios dentro del padrón de taxis ruleteros.

Por la venta de rancho y cabañas ecoturísticas, siendo dueño de los predios “La Suerte”, así como “Los Humildes”.

Al conducir un programa noticiario denominado “El Emisario Matutino”, transmitido en la estación de radio XHACS en la frecuencia 103.1 conocida como “Playa FM 103.1” de 7:00 am a 9.00 am de lunes a viernes.

A continuación se detallan los siguientes puntos:

Vínculos familiares. Soporte del expediente.

En los vínculos familiares se da la información priva de toda la familia del periodista. Su madre Francisco Maldonado Ángeles, su esposa Carmen Verónica Santos Gil, sus hijos, sus hijos, sus yernos, sus nueras, sus hermanos y toda su parentela, muchos de ellos en las nóminas del gobierno, en contratos de negocios privados, propiedades, inversiones, etcétera.

En el punto “José Román Trejo Maldonado mantiene contacto frecuente con”, se establece su relación con Juan Carlos Sosa Itza, elemento activo de la policía estatal preventiva de Quintana Roo, con Osiris de Jesús Ceballos Díaz, director general de Seguridad Pública y Tránsito en Othón P. Blanco, con Juan Pablo García Ibarra, expresidente del Partido Verde Ecologista en Bacalar, con Jorge Alejandro Ocampo Galindo, com

Preventiva en Quintana Roo, con Manuel Isaac Caballero Colli, propietario de la revista Reporte y de XHACS Playa FM 103.1 y con Lorena Beatriz Valentín García, excolaboradora del programa “Chismorreo Político”.

CUALQUIERA MENOS EL PRI

A seis meses de concluir su mandato Carlos Joaquín González está dispuesto a dar la batalla con el PRI para ello se ha aliado con Morena e incluso en compensación espera que el presidente Andrés Manuel López Obrador lo designe en su gabinete como secretario de Turismo en sustitución de Miguel Torruco Márquez. Se supone que entregaría Quintana Roo a cambio de una posición en el gabinete presidencial como parte del acuerdo político con el tabasqueño.

Con mucho la candidata del PRI Laura Fernández, quien representa los intereses de los exgobernadores Félix González Canto y Roberto Borge, se encuentra debajo de las encuestas frente a la abanderada de Morena Mara Lezama, quien está 2 a 1 frente a la priista.

Para evitar turbulencias en el futuro inmediato, el todavía gobernador Carlos Joaquín González se ha ido apoderando de un grupo de medios de comunicación para hacer frente ante futuras batallas mediáticas, para ello cuenta, como sus antecesores en el cargo, con un grupo de decididos “sicarios periodísticos” a defenderlo.

Las campañas políticas que se libran ahora en el terreno político también se han trasladado a los medios desatando una guerra sucia contra la candidata de Moren Mara Lezama a quien acusan de enriquecimiento inexplicable.

Vistas: 354

Loadind...