Con cancelación de permisos para evitar la tala en Tlaxcala, se combate la corrupción en las instituciones que la cobijaron

Lunes, Octubre 18, 2021 - 07:19

.

Recientemente la gobernadora del Estado, Lorena Cuéllar Cisneros, canceló permisos que nadie pueda talar ningun árbol en el Parque Nacional La Malinche (PNM), esto como parte de las acciones y cero tolerancias a la corrupción contra quienes han saqueado los recursos naturales del bosque.

En nuestro estado, la responsabilidad de la protección y conservación del medio ambiente había recaído fundamentalmente en el gobierno federal.

Y si bien es cierto, que hubo diversas acciones y aspectos de cooperación con la federación para frenar la tala de árboles en el Parque Nacional “La Malinche”, nunca antes un gobierno estatal había tenido claros los objetivos de proteger y restaurar el medio ambiente, pero sobre todo de garantizar el derecho de las personas a gozar de un entorno sano.

Son diversos los males que acarrea la deforestación a nivel mundial, tales como el aumento de emisiones de carbono, de la temperatura y el aceleramiento del cambio climático, además la perdida de cuencas hidrográficas, y la reducción hasta en un 70 por ciento en la disponibilidad de agua.

La tala de árboles es una práctica irregular en nuestro país que genera ganancias millonarias para los talamontes por lo que se ha convertido según datos del diario El Economista en una actividad ilegal silenciosa como el robo de combustible (Huachicol).

El estudio del diario menciona que el clandestinaje forestal tiene fuertes implicaciones, sociales, ambientales e institucionales, “legisladores federales han presentado diversas iniciativas para tipificar como delito grave la tala clandestina de árboles. Sin embargo, la mayoría está en la congeladora”.

El hecho que la gobernadora tlaxcalteca haya tomado la firme determinación de cancelar los permisos de tala da un mensaje claro de que la administración que dirige no permitirá que nadie se abrigue bajo el manto de la corrupción.

Los gobiernos anteriores actuaron como los principales factores de la lucrativa industria ilegal de tala en nuestro estado, con impactos dañinos en la seguridad y el medio ambiente.

Con la cancelación de permisos de tala, el actual gobierno intentará abatir la corrupción en las instituciones que durante algún tiempo cobijaron los actos ilícitos cometidos en contra de los recursos naturales de México y se evitarán graves problemas en detrimento del medio ambiente y la seguridad.