Altibajos durante los primeros 20 días de gobierno

Martes, Septiembre 21, 2021 - 12:03

Espacio Político

Han transcurrido los primeros veinte días del nuevo gobierno, y no hay nada nuevo, y mucho menos novedoso, y no es que sea uno pesimista, sino que los cambios tan esperados simple y sencillamente no llegan, y no creo que sea por la gobernadora, sino porque la mayoría de sus funcionarios siguen viviendo su luna de miel, de lo que es el poder, en las dependencias gubernamentales están más ocupados por un lado en replicar los discursos del presidente, sobre la austeridad, el no robar, no mentir, el no practicar la corrupción y un sinfín de buenos deseos que sólo quedan en eso, ¿Por qué digo esto? porque en cuanto a austeridad, se ve que la palabra la mayoría de funcionarios la conocen, pero no la aplican en la realidad, ya que en la mayoría de Secretarias, las oficinas y los privados los están transformando en pequeños palacios como lo presumió un funcionario de la USET-SEPE, quién para justificarse, según dijo, que lo que él mostró, es poco en comparación con la remodelación de la oficina de Homero Meneses, Secretario de Educación Pública.

Sin duda errores que la sociedad tlaxcalteca ve, escucha y no olvida, la novatez en muchas ocasiones hace que la gente se vuelva frívola, prepotente y altanera, y esto está sucediendo con algunos funcionarios de primer y segundo nivel, quienes ven a los trabajadores no como sus compañeros, sino como súbditos, principalmente quienes son trabajadores de anteriores administraciones, y quienes están bajo el régimen de confianza y honorarios, hasta este espacio periodístico algunos trabajadores despedidos con 10, 20 o más de 30 años de servicio, se quejan y lamentan la forma de cómo los despidieron, ya que si bien, están conscientes que por su estatus laboral, estaban expuestos a ser despedidos, no fueron respetando los derechos humanos y mucho menos el no quererles liquidar de acuerdo a su antigüedad, y a sus derechos laborales, ya que la mayoría cotizó a Pensiones Civiles del Estado.

Lo bueno de todo esto, es que sí hay algunos funcionarios que por su experiencia de vida y laboral, están actuando con cautela y respeto, y creo que ahí está incluida la gobernadora, ya que no es una novata en la política, su paso por diferentes cargos públicos, seguramente le han enseñado que: “lo cortés, no quita lo valiente”, por lo que puede dar órdenes a sus subordinados a tratar a la burocracia estatal con amabilidad y respeto, en este tenor creo deben actuar personajes como: Sergio González, Rufino Mendieta, Maximino Hernández, Antonio Martínez, Adán Lima, Humberto Macías, Ignacio López Sánchez, Elia Sánchez, Javier Rivera, Enrique Padilla, Darwin Pérez y Pérez, así como Angélica Domínguez, servidores públicos con experiencia e identificados con la tarea que van a desempeñar.

Por cierto, hablando de nombramientos, el Congreso del Estado, nombro a Ernestina Carro Roldán, como Procuradora General de Justicia, nombramiento que fue de puro trámite, pero que

debe dar confianza a la ciudadanía tlaxcalteca, ya que el tema de seguridad, fue el Talón de Aquiles, de la pasada administración, sólo que a una semana no se ve todavía un cambio radical, los robos, asaltos y asesinatos no han parado, será importante que en la procuraduría no se improvise, ni mucho menos se experimente con personal sin experiencia, ya que la seguridad, debe fortalecerse.

Otro tema que ocupa a la sociedad tlaxcalteca, es el tema de la salud, donde el poblano Rigoberto Zamudio, no da una, ya que los casos de Covid-19, siguen en aumento, y no hay programas específicos para prevenir la enfermedad del siglo, el Sector salud, casi está paralizado, con pocos medicamentos, pocos médicos y con grandes retos.

Por último, en lo que se refiere a educación, los cambios en algunos casos no han cumplido sus expectativas, pero en otros las designaciones han sido acertadas, como en el Colegio de Bachilleres, donde el maestro Darwin Pérez y Pérez, ha mostrado su experiencia docente para que este subsistema continué en ascenso, tanto en el ámbito pedagógico como administrativo, ya que tanto la planta docente como los administrativos se identifican con el trabajo que viene haciendo el oriundo de Zacualpan, bien por la designación.