Panotla se erige como la antítesis de la lucha contra la corrupción de la 4T

Martes, Septiembre 7, 2021 - 08:10

La Pluma Por La Espada

No mentir, no robar, no traicionar al pueblo, son preceptos muy difíciles de cumplir por los políticos de la cuarta transformación, -incluso para quien lo pregona día a día- y cualquier indicio de corrupción es traicionar al Movimiento de Regeneración Nacional, a la honestidad valiente que enarbola, y a la lideresa natural en el estado, así como a líder moral que acuñó la famosa frase de esperanza. 

En Tlaxcala, aunque hay todavía ciertas declaratorias pendientes, como que la gobernadora Lorena Cuellar Cisneros, anuncie la reducción de su salario y el de sus funcionarios de primer nivel, “de los de arriba”, dijera el presidente Andrés Manuel López Obrador, pues aún no se le puede reprochar un perfume con aroma a deshonestidad. 

No así en Panotla, donde ya trasciende un tufo a corrupción en la administración, de apenas una semana, de la presidenta municipal, Felicitas Vázquez Islas, quien influenciada por su consorte, vio el negocio de su vida al llegar a la alcaldía con la inherente vendimia de los principales cargos del ayuntamiento. 

Desde la precampaña la señora se angustiaba por la falta de recursos financieros para solventar una campaña en caso de ser favorecida con la candidatura de Morena; luego a pesar de ser una improvisada para estas alturas de la política, fue arropada por la hoy gobernadora, cuyo apoyo fue toral para que obtuviera el triunfo como presidenta municipal de Panotla. 

Una vez ganada la elección, se abrieron las puertas del bazar de la estructura del ayuntamiento, que devino en un proceso de compra-venta bajo el argumento de que “no por caminar tres meses se tiene asegurado un cargo con buen sueldo”, dicen que dijo a quienes le acompañaron en su proselitismo. 

La buena paga es para quienes tengan con que invertir, pues promete que “en un año se recupera” lo que presuntamente pide para ser designado o designada como director o coordinador, o hasta en empleos menores. 

Para ser director de Obras Públicas o Tesorero (a) que son las plazas más rentables, habría que entrarle con 100 mil pesos; igual para ser regidor o regidora, como le pasó a Maribel N, prominente colaboradora de doña Felicitas, pero que al final se quedó con las ganas de una regiduría por no alcanzar la cifra. 

Para el Juzgado, las direcciones del Registro Civil, de Servicios Públicos o del DIF, de a 65 mil pesotes; pues según la flamante alcaldesa “los pone donde hay de donde sacar”. 

Y ya, para los menos rentables, solo les pide el moche, como el caso de su “vocero” Raúl G., quien su mérito es tener un estudio fotográfico en el municipio docente y ser “experto en redes sociales”, él sólo tiene que firmar nómina por un sueldo de 16 mil pesos, pero dejar 6 mil de “mochada”. 

Si para le esposo, don Francisco Delgadillo “los cargos cuestan” y esto del ayuntamiento “es negocio”, pues así le hubiera ofrecido al alcalde Jorge Corichi, a quien le quiso sacar la dirección de Servicios Públicos en la capital del estado para sí, consiguiendo sólo seguir de encargado del encierro de los camiones recolectores de basura allá por la Secoduvi. 

La voracidad del matrimonio panotlence, le ha valido para las primeras traiciones, de tal forma que se han comenzado a filtrar a la prensa los primeros datos escabrosos de una administración que quiere prolongar la estela de corrupción que dejó Eymard, la cual fue Grande.  

Esas cosas siempre han pasado, pasan y pasarán con los regímenes prianistas, pero en la 4T no deberían, a menos de que los “principios” obradoristas pasen a ser los “finales” morenistas. 

Esas primeras traiciones contra Felicitas en su propio equipo, es consecuencia de haber mentido a su gente que, luego de apoyar su campaña, se ha sentido igualmente traicionada, desplazada por quienes compran los espacios en la administración, por lo que le pagan con la misma moneda, pues han confirmado lo que dice el viejo y conocido refrán:  

“El que nunca ha tenido y llega a tener, loco se quiere volver”. 

 

Dudas… 

¡¡¡¿Humberto Agustín Macías Romero, recién candidato del PRIANRD, funcionario del gobierno morenista?!!! 

¿Cómo y porqué la gobernadora Lorena Cuellar nombra como Gerente General del Fideicomiso de Ciudad Industrial Xicohténcatl a un excandidato opositor? 

¿Qué no abiertamente el huamantleco apoyó a su contrincante Anabell Ávalos? 

¿Por qué fue premiado en el gobierno estatal el panista quien restó votos al candidato de Morena en Huamantla? 

¿Acaso esa era la consigna? ¿ponerle el pie al candidato morenista Juan Carlos Santiago Pimentel aunque los dos perdieran ante el jovenzuelo Chava Santos Cedillo? 

¿Acaso era el pago de factura a la alianza con el Verde? ¿pasó como el pago a Nueva Alianza en Zacatelco?  

¿Sacrificaron a los candidatos morenistas en Huamantla, Zacatelco, San Pablo del Monte, en aras de la coalisión? 

¿Por qué el morenista mueganero, quien ya se veía incluido en el gabinete de Cuellar Cisneros -en Protección Civil- hasta el momento ha sido relegado? 

A todo esto ¿qué estará pensando o como lo tomó Pimentel?