Mena deja millonaria deuda en Tlaxcala

Jueves, Junio 17, 2021 - 12:59

.

Marco Mena entregará Pensiones Civiles en estado de quiebra. El presupuesto anual del Gobierno del Estado de Tlaxcala es de ≈$20 mil millones de pesos, y la deuda que Marco Mena deja en Pensiones Civiles es de ≈$19 mil millones de pesos, es decir, casi equivale a todo el presupuesto. Esa deuda es el resultado de una pésima gestión del sistema de pensiones y de actos y omisiones de las administraciones pasadas, misma que hoy Lorena Cuéllar Cisneros tendrá que enfrentar. No es menor el problema, pues esta deuda no hace más que crecer y crecer con el paso del tiempo y las administraciones pasadas solo hicieron como el avestruz, quien esconde la cabeza e ignora todo el problema. Ya desde el 2011 la CONSAR instaba al Gobierno de Tlaxcala a reformar la Ley de Pensiones Civiles del Estado de Tlaxcala, pero fueron omisos y torpes los gobiernos del PRIAN. Hoy queda claro que hacerla de avestruz no es la solución; La solución es agarrar al toro por los cuernos, reformar todo el sistema de pensiones, reestructurar la deuda y salir de este atolladero de una vez por todas. No será fácil. Pero el bono democrático y la legitimidad con la que llega Lorena Cuéllar siendo la Gobernadora más votada en la historia reciente de Tlaxcala, deberían servir para alcanzar un gran acuerdo entre trabajadores, sindicatos e instituciones financieras para sanear esta dependencia, modernizarla y evitar que vuelva a caer en la misma penosa situación. Al respecto, el Foro Económico Mundial ha señalado que el problema de las pensiones está presente en todo el planeta por lo que es un tema que muchos han discutido ofreciendo diversas alternativas. En México no es la excepción, pues a pesar de la reforma al sistema de pensiones aprobada en 2020, el Centro de Estudios del Empleo Formal (CEEF) aseguró que continúa como uno de los grandes desafíos que tiene nuestro país en materia laboral. No podemos descartar ninguna opción; desde el refinanciamiento bursátil, pasando por las Sociedades de Inversión Especializada en Fondos para el Retiro (SIEFORES), el mundo Fintech, hasta ingeniería financiera sofisticada que al mismo tiempo innove y proteja los derechos de los trabajadores. Lorena Cuéllar contaría con todo el respaldo de la Presidencia de la República y el Banco de México, pero aun así tendremos que hacer un esfuerzo colectivo para rescatar la institución que muchos gobernantes impasibles dejaron que se pudriera.  Al reestructurar la deuda de Pensiones Civiles mejoraremos la calificación crediticia de Tlaxcala y podremos acceder a nuevos instrumentos financieros con los que se podrá detonar la infraestructura necesaria para el desarrollo social y el crecimiento económico. Si bien es cierto que la calificadora Moody´s le otorgó a Tlaxcala un rango Aa3.mx, días después la bajó a nivel baa3 informando lo siguiente: “La evaluación de crédito base de baa3 y la calificación de emisor de Baa3 asignadas al Estado de Tlaxcala reflejan superávits financieros recurrentes, solidas prácticas de administración de deuda, las cuales han llevado a muy bajos niveles de deuda y una positiva posición de liquidez. Estos factores son compensados por una base económica débil del estado que resulta en una baja recaudación de ingresos propios, por debajo de sus pares nacionales. La calificación también toma en consideración los relativamente bajos pasivos por pensiones no fondeados situados por debajo de la mediana de los estados mexicanos calificados.”  Aun así, en un reporte especial de la misma calificadora, señaló lo siguiente: “La política fiscal del Estado de Tlaxcala con respecto a la deuda es sumamente conservadora, lo cual compensa parcialmente algunos de sus riesgos crediticios. En los últimos cuatro años, el estado mantuvo una posición libre de deuda. De acuerdo a los planes de la administración, Moody's espera que Tlaxcala continuará registrando niveles muy bajos de deuda en el corto a mediano plazo. El estado enfrenta un déficit actuarial por el pasivo por pensiones no fondeado de MXN 14 mil millones de pesos. Esto es equivalente a 100% de los ingresos totales, un nivel alto pero similar a lo observado en otros estados en México. El organismo responsable de la administración y el pago de pensiones no alcanza a cubrir el total de sus gastos de operación y por pago de pensiones con sus ingresos, por lo que el estado se ve obligado a realizar transferencias de forma recurrente. En 2011 estas transferencias sumaron alrededor de MXN 115 millones de pesos, monto que es menor al 1% de los ingresos totales.” Resulta fundamental entender que el discurso de Marco Mena respecto a un gobierno responsable financieramente y de deuda cero es parcialmente cierto. Esto resulta relevante en este periodo de transición, pues Mena deberá esclarecer el estatus de la deuda de Pensiones Civiles y también deberá responder por sus actos u omisiones. Es decir, Mena sí deja endeudada Tlaxcala, Mena no gestionó a profundidad la deuda. Esas omisiones pueden tener consecuencias y sanciones de diversa índole. Moody´s o cualquier otra calificadora seguirán evaluando Tlaxcala y es por eso que debemos esclarecer los detalles de este tumor financiero. Además de meter al ruedo a los sindicatos que se han beneficiado sobremanera por toda esta turbulencia. A los trabajadores habrá que concientizarlos de la importancia de una reforma profunda y a la sociedad en general habrá que informarle a detalle cómo llegamos hasta este punto y cómo podremos salir. No es un tema sencillo, pero no podemos ignorarlo. Los avestruces del PRIAN están por irse y debemos revisar con lupa el proceso de entrega-recepción para evitar que se quieran deslindar de sus responsabilidades, o peor aún, que luego quieran culpar a Lorena Cuéllar por los malos manejos de las administraciones anteriores. Estaremos al pendiente.