*



AMLO: en Tlaxcala también estamos bien jodidos, en temas de procesos electorales

Viernes, Abril 30, 2021 - 08:38

.

 

 

Lo irónico del asunto es que, en 2021, (la muy panista) Adriana Dávila ya anda muy de la manita con su otrora verdugo político y fraudulento: El PRI.

 

En Tlaxcala, los consejeros electorales y Magistrados en la materia: Obedecen a un amo, es decir a quien en ostentaba el poder político en su momento. Y lo digo porque en días pasados en plena ‘mañanera’ escuché interrogarse -el propio AMLO-, qué, “¿Acaso no son los mismos funcionarios que dejaron pasar abusos en la campaña de Peña? Al afirmar que el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) contra las candidaturas de Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón fue un golpe a la incipiente democracia mexicana y un exceso, el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a la población de Guerrero y Michoacán a acatar la decisión, sustituir a los candidatos y no caer en la provocación, pero a la vez no desmoralizarse “a pesar del agravio”. Me dije a mi mismo: ‘SI SUPIERA AMLO QUE EN TLAXCALA ESTAMOS BIEN JODIDOS, EN TEMAS DE PROCESOS ELECTORALES’.

 

Veamos. El martes 27 de octubre de 2020, para el ‘Sol de Tlaxcala’, en la columna: Tintero, escrita por Sergio Enrique, destaca ‘Joel Molina, primer presidente del IET’. “El Instituto Electoral de Tlaxcala (IET) nació en la entidad el 16 de agosto de 1994 pero, desde 1986, operaba la Comisión Estatal Electoral que se regía por la Ley de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales del Estado de Tlaxcala, impulsada por el entonces mandatario estatal, Tulio Hernández Gómez, en pocas palabras una dependencia más del Ejecutivo.

 

Fue creado en Tlaxcala como un ente autónomo, independiente, con carácter permanente, personalidad jurídica y patrimonio propio, pero en todo este tiempo enfrentó una severa crisis financiera propiciada por el abuso indiscriminado de los recursos públicos distribuidos en bonos y otras compensaciones para beneficio personal de los integrantes del organismo.

Pero no solo eso, su credibilidad se encontraba mal debido a que diputados, gobernadores, consejeros y uno que otro presidente convirtió ese organismo y lo usaban como refugio de amigos, novias y hasta cónyuges. Cuando José Antonio Álvarez Lima, era gobernador de Tlaxcala, decidió que el entonces IET debía ser presidido por una persona con calidad moral, nombró a Joel Molina Ramírez (su brazo derecho, político al fin).

Los gobernadores sucumbieron a la tentación de querer controlar a los miembros del entonces IET con la única idea de perpetuarse en el poder mediante la "manipulación" de los resultados electorales…

El primer IET estuvo presidido por Joel Molina Ramírez e integrado por Valentín Ortega Herrera, Armando Santacruz Carro, Ángel Vergara Sabbagh, José Maldonado Barba, Willebaldo Herrera Téllez, Angélica Zárate Flores, Ricardo Escobar Flores, y José Vicente Sáiz Tejero, aunque el organismo incluyó, también a propuesta del Gobernador, tres consejeros diputados y dos representantes de los presidentes municipales.

Pero más tardó Álvarez Lima, (ordenó) la renovación de todos los integrantes… quitar a todos. Álvarez Lima estaba harto de los constantes pleitos que protagonizaban públicamente el presidente Molina Ramírez con José Vicente Sáiz Tejero; éste con Ricardo Escobar Flores, entonces corresponsal del periódico Unomásuno y con Willebaldo Herrera Téllez, otrora director del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, pero él decidió renunciar antes del cambio ordenado por el Ejecutivo y consumado por el Congreso.

No era sano para Tlaxcala tener un IET cuyos integrantes se agredieran verbalmente; además, al Gobernador le molestó que los miembros de este órgano le "tumbaran", como José Vicente Sáiz Tejero lo orquestó, la diputación plurinominal a Samuel Quiroz de la Vega, quien encabezaba la lista de representación proporcional del PRI, para el Congreso local. Ahora solo es una buena historia.

Resuelto el problema, en 1996, Álvarez Lima pidió al entonces notario, Gonzalo Flores Montiel, aceptar la presidencia del IET y, sin mayores contratiempos, el abogado fue ungido como segundo titular del organismo en Tlaxcala. La derrota del Partido Revolucionario Institucional, en 1998, dio al Poder Legislativo una mayor autonomía sobre la designación de los nuevos integrantes del IET.

Cuando Flores Montiel renunció a la presidencia del IET para dedicarse de lleno a su notaría, en Apizaco, el Congreso liderado por Ubaldo Velasco Hernández, designó a Patricio Lima Gutiérrez, entonces consejero, como nuevo presidente del organismo”, hasta aquí la interesante narración de Sergio Enrique.

Todo lo que vendría a futuro: fue puro Cabaret en el IET.

Y para muestra basta un botón. “Denuncia contraloría del IET a exconsejeros electorales ante PGJE”, encabeza una nota de reportero Javier conde para el portal ‘ÍNDICEMEDIA’.

“Los montos exorbitantes…

En su denuncia la contralora cita que al expresidente del IET, Salvador Cuauhtencos Amieva, se le hicieron observaciones por la cantidad de 93 mil 151 pesos.

Lo anterior, por concepto de compensaciones pagadas en el año 2010, por la cantidad de 82 mil 135 pesos; combustibles y lubricantes por mil seis pesos; gastos a comprobar, saldo agosto de 2012 por la suma de diez mil 61 pesos.

Agrega que esto es derivado de las observaciones efectuadas a las cuentas públicas de los ejercicios de 2010, 2011 y 2012, por el Órgano de Fiscalización Superior y de la propia Contraloría del IET.

Con respecto a Toribio Moreno Carpinteyro señala que se le hicieron observaciones por 322 mil 382 pesos, como resultado del análisis efectuado a las cuentas públicas de los ejercicios de 2010, 2011 y 2012, por el Órgano de Fiscalización Superior y de la propia Contraloría del IET.

En gastos de representación se hicieron observaciones por la suma de 20 mil pesos; gastos de representación observadas en abril de 2011 cinco mil pesos; apoyos para combustibles, cinco mil pesos; sueldos y compensaciones 143 mil 576 pesos.

Además de préstamos personales por 45 mil 291 pesos; gastos a comprobar en 2012 por 59 mil 505 pesos. En el caso de Carlos Mora García, se le hicieron observaciones por 432 mil 684 pesos.

Entre las observaciones más cuantiosas está combustibles observados en abril de 2011, por cinco mil pesos; compensaciones pagadas en 2010, por 136 mil 206 pesos; sueldos y compensaciones de 2011, por 150 mil 627 pesos; combustible observado en 2011 por 48 mil pesos y gastos a comprobar con saldo a agosto de 2012 por la suma de 79 mil 850 pesos.

Además, de gastos a comprobar, saldo actual por la cantidad de 102 mil 065 pesos. Con respecto, a Oscar Lobatón Corona, tiene observaciones por 313 mil 094 pesos.

Esto por los conceptos de gastos de representación y gastos a comprobar observados en marzo de 2011, por la suma de diez mil pesos; gastos de representación observados en abril de 2011 por cinco mil pesos.

Asimismo, apoyo por combustibles observados en abril de 2011 por cinco mil pesos; por sueldos y compensaciones del año 2011 (excedentes) por 150 mil pesos; préstamos personales por 57 mil 663 pesos, entre otros.

Respecto al caso de Javier Conde Méndez, se le hicieron observaciones por 174 mil pesos; esto por los conceptos de gastos de representación por cinco mil pesos; sueldos y compensaciones de 2011 (excedente) 150 mil 627 pesos.

Así como, gastos a comprobar (saldo actual a agosto de 2012 por la cantidad de mil 910 pesos; lubricantes y combustible observado en 2011 por 11 mil 621 pesos.

José Conrado Delgado Teloxa, tiene observaciones por 288 mil 834 pesos, por los conceptos de sueldos y compensaciones del año 2011 por la suma de 288 mil 834 pesos; estímulo por periodo vacacional y primera quincena de abril de 2011, por 19 mil 750 pesos.

Lo anterior, derivado de las observaciones efectuadas por el OFS a las cuentas pública de 2011, por el Órgano de Fiscalización Superior (OFS).

La misma Contraloría especifica que las irregularidades no fueron observadas en el término solicitado, ni mucho menos fueron localizados los bienes faltantes asignados a los hoy denunciados para el cumplimiento de sus funciones.

Por ello, señala que decidió acudir a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), para denunciar los hechos, pues señala que cuando hay la presunción de un delito está obligada a dar parte a la autoridad ministerial”. Hasta aquí la nota. Fuera cierto o falso, Seguía el Circo en el IET.

Funcionarios Consejeros han ha desfilado por el IET, siempre al Amparo de su AMO.

Por eso recientemente escribí una columna que establecía “La democracia en Tlaxcala siempre estará en riesgo por el uso faccioso del poder y desde el poder del Palacio de Gobierno”.

“Afortunadamente en ese fraude intervino la entonces senadora Adriana Dávila para hacer uso de la tribuna y demostrar el fraude electoral priista. De lo contrario el PRI hubiera gobernado Apizaco a pesar del fraude.

 

Lo irónico del asunto es que, en 2021, Adriana Dávila ya anda muy de la manita con su otrora verdugo político: El PRI.

 

Sin lugar a dudas, la democracia en Tlaxcala siempre estará en riesgo por el uso faccioso del poder y desde el poder del Palacio de Gobierno. Se acusó a AMLO en 2006 de dividir a la sociedad, cuando en realidad la división surge desde las entrañas del poder, fueron los grupos fácticos quienes crearon la división. Los grupos fácticos surgen con el visto bueno del poder. En todos los países, hasta los grupos paramilitares surgen con el guiño del poder. Ahora con AMLO se ha tratado de erradicar a los grupos fácticos del poder, sin embargo, estos se niegan a dejar el poder.

 

He ahí el llamado del presidente de la república AMLO para la firma de un acuerdo nacional por la Democracia en México, para desterrar las viejas prácticas fraudulentas del viejo sistema político corrupto del PRI.

 

Pero las prácticas corruptas del PRI, las trae en sus venas, son su esencia.

 

Veamos la historia reciente de Tlaxcala, a Lorena Cuellar Cisneros le hicieron trampa en 2016, pero con un gobierno priista en la presidente de la república (Enrique Peña Nieto) y con un gobierno priista en el Gobierno del Estado (Mariano González Zarur), fue imposible demostrar el fraude electoral.

 

El Periódico La Jornada del día viernes 26 de julio de 2013, destaca en su nota que “Militantes del Partido Acción Nacional (PAN), respaldados por un grupo de senadores encabezado por Ernesto Cordero Arroyo y candidatos a puestos de elección popular, marcharon de la sede estatal del blanquiazul al palacio de gobierno en esta ciudad para denunciar el robo de la

elección del 7 de julio en el municipio de Apizaco y en el distrito 13 de Calpulalpan, a manos del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

 

Según los panistas, los resultados dieron el triunfo a sus candidatos: Jorge Luis Vázquez Rodríguez en Apizaco y a Julio Álvarez por la diputación del distrito 13; sin embargo, el Instituto Estatal Electoral de Tlaxcala (IEET) declaró ganadores a los priístas Rafael Ortega y Noé Rodríguez, respectivamente.

 

A esta manifestación, la tercera en el mes, acudieron unos 150 simpatizantes, los senadores Roberto Gil, María Luisa Calderón Hinojosa, Mariana Gómez del Campo, Pilar Ortega y Adriana Dávila Fernández (originaria de Apizaco), quienes afirmaron que llegarán hasta las últimas consecuencias jurídicas.

 

Pidieron al gobernador Mariano González Zarur que saque las manos de la sala electoral administrativa local, donde se desahogan las impugnaciones.

 

Este jueves la dirigencia estatal del PAN interpuso denuncias penales contra los integrantes de los consejos electorales municipales de Apizaco y del distrito 13 de Calpulalpan, y contra quienes resulten responsables.

 

Traslado bajo sospecha

 

El miércoles 10 de julio el representante panista ante el IET, José Félix Solís Morales, denunció anomalías en el traslado de los paquetes electorales del consejo municipal electoral de Apizaco a las instalaciones del instituto, los cuales, dijo, fueron abiertos en el trayecto para rellenarlos y favorecer al candidato del PRI, Rafael Ortega Blancas.

 

Los paquetes fueron trasladados en camionetas de servicio público de pasajeros porque los priístas no permitieron que continuara el conteo de votos en el consejo distrital municipal de Apizaco y secuestraron las urnas, pues los resultados, aseguran, favorecía al candidato panista.

 

La senadora Dávila Fernández expuso días después que el fraude se habría cometido durante el traslado de las boletas al IET. Un trayecto que normalmente se hace en 15 minutos, se hizo en más de 55 minutos a pesar del apoyo de las policías estatal y municipal, dijo.

 

La madrugada del 13 de julio concluyó el cómputo de votos para Apizaco, que dio por ganador al torero y priísta Rafael Ortega Blancas, con 9 mil 389 votos contra 9 mil 381 del abanderado del blanquiazul, Jorge Luis Vázquez Rodríguez. La diferencia fueron ocho votos.

 

Apizaco se ubica en el centro del estado y es considerada como la segunda ciudad más importante de Tlaxcala, incluso más que la capital. Basa su actividad en el comercio, tiene poco más 70 mil habitantes y una población flotante calculada en 250 mil personas a la semana. Actualmente es gobernada por el panista Orlando Santacruz Carreño.

 

El PRI también se hizo de la diputación local del distrito 13 de Calpulalpan. El PAN perdió en el recuento y se declaró ganador a Noé Rodríguez Roldán por 8 mil 123 votos, contra 8 mil 12 del abanderado del blanquiazul, Julio Álvarez.

 

Autoridades electas y dirigentes estatales y municipales del PAN cerraron filas para defender sus votos.

 

Apenas el martes, durante su visita a Tlaxcala para respaldar la resistencia civil, el líder nacional del PAN, Gustavo Madero dijo que harán todo lo necesario para limpiar las elecciones de Apizaco y Calpulalpan, pues “no puede quedar impune este robo a mano armada.

 

En rueda de prensa, aseguró tener videos y otros testimonios de lo que, insistió, fue un atraco.

 

Llegará hasta las últimas consecuencias por la alcaldía de Apizaco y diputación local”.

 

Hasta aquí la nota del periódico La Jornada.

 

Afortunadamente en ese fraude intervino la entonces senadora Adriana Dávila para hacer uso de la tribuna y demostrar el fraude electoral priista. De lo contario el PRI hubiera gobernado Apizaco a pesar del fraude.

 

Durante su intervención del día miércoles 24 de julio de 2013, la entonces senadora Adriana Dávila “Denuncia robo electoral en Tlaxcala”, por parte del PRI.

 

“Permítanme comentarles lo que acaba de pasar el 7 de julio. Acción Nacional en el Estado de Tlaxcala, uno de los estados más pequeños de la República obtuvo los triunfos en Apizaco y en el distrito 13 Calpulalpan, los obtuvimos a pesar de todo lo que les estamos planteando, de la compra de votos, del uso de tarjetas telefónicas, de la intervención del gobierno.

 

Resulta ser que en un pequeño trayecto que tendría que hacerse luego de que ese triunfo fue ratificado en las actas, los consejeros electorales por instrucciones del gobernador no sólo no respetaron los triunfos de los ciudadanos, sino abrieron los paquetes burdamente en un asunto prácticamente planeado como delincuencia electoral organizada.

 

En un trayecto de sólo 15 minutos, en un trayecto que tenía que hacerse en sólo 15 minutos dilataron el traslado en camionetas Mercedes Benz, los consejeros a bordo de esas camionetas abrieron los paquetes y le cancelaron los votos al candidato del PAN que había ganado en las urnas.

 

Cuatro, sólo cuatro, cuatro paquetes bastaron para revertir por sólo 7 votos y darle la constancia de mayoría a un dice él, recomendado del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong.

Posteriormente en el mismo sentido camionetas de la policía estatal como si fueran costales de harina, trasladaban esos mismos paquetes, de Calpulalpan al Instituto Estatal Electoral sin previo acuerdo del Consejo para poder hacer prácticamente lo mismo y revertir, revertir y anularle votos al PAN por más de 600 votos; 600 votos prácticamente imposible

 

Quisiera mostrarles si me permiten todos acá, porque seguramente algunos tendrán la suspicacia y la duda de que lo que estoy diciendo puede ser como dicen, algunos, una artimaña del PAN.

No, señores, no es artimaña del PAN, es defender los triunfos legítimamente ganados.

 

Esta es la boleta -muestra gráfica-, esta puso en evidencia cómo el PAN con ciudadanos distintos ganaron la elección; y cómo las mismas marcas, la misma mano anula los votos del Partido Acción Nacional. Curiosamente sólo los votos del Partido Acción Nacional.

 

Dirán ustedes que es un invento, más de 600 boletas en el mismo sentido; la boleta anulada en las mismas condiciones.

 

Un medio de comunicación en días pasados también señaló y demostró cómo, cómo con complicidad estos consejeros electorales, insisto, por instrucciones del Secretario de Gobierno y del Gobernador cambiaron los paquetes. Esos tiempos, amigas y amigos pensamos que ya habían pasado.

 

Yo recuerdo el discurso del presidente Peña, dijo que él era un presidente democrático; que él respetaría los triunfos, y por eso se firmó un Pacto por México. Un Pacto por México que decía, que se tenían que respetar los programas sociales. Un Pacto por México que decía, que tenían que aprobarse iniciativas de gran calado. Y lo que fue de gran calado, o más bien de gran colado, fue ese fraude que hoy nos quieren hacer en Tlaxcala.

 

Algunos se preguntarán, Tlaxcala, el Estado más pequeño. No importa, no es Guadalajara ni tampoco es Monterrey, sea la defensa de un solo voto, de un solo ciudadano, del municipio más pequeño de este país, lo que no podemos permitir, bajo ninguna circunstancia es que esas prácticas que creíamos olvidadas y dejadas en el pasado vuelvan a suceder.

 

Hoy el PRI dice que no es cierto, un compañero senador le negaban la elección, allá dice que estamos mintiendo, que ellos ganaron.

 

No pudo comprobar lo que hicieron para ganar en las otras elecciones; no puedo comprobarle, aunque lo sepamos cómo compraron los votos, y cómo compraron a la gente. Eso no puedo hacerlo, pero eso sí, lo que pasó en Apizaco y en Calpulalpan, sí; por supuesto que no es un caso aislado, sucede en todos los estados, con la complicidad de sus gobiernos, con la permanencia del autoritarismo”, hasta aquí la intervención en la tribuna de Adriana Dávila”, hasta aquí la intervención de la ex senadora Dávila.

 

Adriana Dávila hace todo lo posible por demuestra el fraude y lo logra.

 

“Anulan elección en Tlaxcala porque candidato se vistió de cura para sketch cómico”, destacó la Revista ‘Proceso’ del día domingo, 27 de octubre de 2013. “El 19 de septiembre, se revocó el triunfo al priista y torero Rafael Ortega para dárselo al panista Jorge Luis Vázquez Rodríguez, en el municipio de Apizaco, Tlaxcala”.

 

Lo irónico del asunto es que, en 2021, Adriana Dávila ya anda muy de la manita con su otrora verdugo político y fraudulento: El PRI.

 

Repito: SI SUPIERA AMLO QUE EN TLAXCALA ESTAMOS BIEN JODIDOS, EN TEMAS DE PROCESOS ELECTORALES.

 

*Columnista.