*



Primero vacaciones, después: hospitales y panteón

Lunes, Marzo 29, 2021 - 21:05

Espacio Político

Inicio mis comentarios haciendo una cordial invitación a toda la sociedad tlaxcalteca para que durante este periodo vacacional con motivo de la Semana Santa, actúen con responsabilidad, si bien, ha sido un año de confinamiento y de aplicar medidas sanitarias para contrarrestar los efectos de la pandemia del Coronavirus, esto no quiere decir que se relajen los cuidados y las normas sanitarias, es necesario valorar hasta dónde, es oportuno salir de vacaciones, principalmente a lugares que son visitados por miles de vacacionistas, que en su afán de divertirse pierden de vista que el Covid-19, es una realidad.

La amarga experiencia de las fiestas Navideñas y de fin de año, fue sin duda algo muy doloroso para miles de familias, ya que no sólo se infectaron miles de personas, sino que se dieron cientos de pérdidas humanas, fue lamentable y triste ver como las personas acudían con desesperación a conseguir el anhelado oxígeno, las carrozas fuera de los hospitales hacían colas para llevarse a los muertos, los médicos y personal de los hospitales no se daban abasto para cuidar enfermos, ante esa triste realidad que aún vivimos, ojalá ahora la sociedad mexicana tome conciencia, de que el Covid-19, es una enfermedad silenciosa pero muy dañina y mortal.

Hablando de salud, el pasado fin de semana, en la capital del estado se llevó a cabo la jornada de vacunación para prevenir el Covid-19, sin duda una jornada que era esperada con ansiedad por miles de personas de sesenta años y más, tal fue la efervescencia que desde un día antes se dieron cita cientos de adultos mayores en los lugares asignados para llevarse a cabo la vacunación, hasta ahí todo bien, sólo que ahí salieron a relucir el burocratismo y en muchos casos la prepotencia de algunos servidores públicos, quienes se sienten dueños del antígeno, si bien es necesaria la presencia de cuerpos de seguridad tanto municipales, como estatales y federales, así, como personal de salud, la presencia de mucha gente de la delegación del Bienestar, entorpece el proceso, quien esto escribe, fue observador de cómo los famosos Ciervos de la Nación, sólo sirven de estorbo, pero a la vez hacen un trabajo político muy fino, tratando de vender la idea de que las vacunas las da el gobierno de la 4T y el presidente, sólo que mi sorpresa fue grande cuando varias personas de la tercera edad, en pequeños grupos decían que la vacuna la compró el gobierno con los impuestos del pueblo, y que no les iban a vender la idea de que el gobierno las regalaba y que no van a votar por MORENA.

Durante la jornada de vacunación se pudo observar como funcionarios del Bienestar, trataban de que los reflectores periodísticos los tomaran en cuenta, aunque su prepotencia contrastaba con el noble fin de la vacunación, por ejemplo en el Centro Expositor el funcionario federal Homero Meneses, fue el protagonista de la película, ya que con prepotencia y soberbia, pedía credenciales de elector y el registro nacional de vacunación, y si algún adulto mayor tardaba en mostrar su

documento, era tratado con prepotencia y lo hacía a un lado, triste por el funcionario, que más que apoyar la política del presidente, la enfrenta con la sociedad, ¿Sabrá algo de esto el superdelegado Carlos Luna?, a quien por cierto, le fallaron sus cálculos del lote de vacunas destinado para todos los adultos mayores de las diferentes poblaciones que conforman el ayuntamiento capitalino, situación que creó inconformidad, pues faltaron muchas vacunas para inmunizar a la población capitalina.

Pasando a otro tema, grupos de mujeres contra la violencia de género, se han manifestando en la capital del estado, pidiendo justicia en los casos de feminicidios, así como seguridad, sin duda una noble labor, pero cuando una manifestación pacífica se transforma en pintas de monumentos históricos, edificios públicos y hasta en propiedades privadas, el mensaje pierde su objetivo, ya que la sociedad en lugar de apoyar una noble labor, señala a las mujeres de agresivas e irresponsables, otra reya al tigre, es que en estas manifestaciones hay mujeres que tratan de hacer política, gritando ofensas contra sus propias compañeras de sexo, mal por degradar la causa.