En Tlaxcala los derechos humanos son letra muerta

Jueves, Noviembre 13, 2014 - 16:40

Aquí Xicohténcatl

Una vez más, Tlaxcala es nota nacional por ser, en estos momentos, ejemplo de una cerrazón generalizada para salvaguardar los derechos humanos de miles de migrantes centroamericanos que se ven forzados a cruzar por las barreras asesinas que en Apizaco ha colocado la empresa Ferrosur.

Como mazorca podrida, una tras otra se han desgranado las declaraciones de que no hay poder humano que conmueva la conciencia de los administradores de Ferrosur, quienes bajo el pretexto de evitar robos, atentan cada día, cada minuto y cada segundo contra la vida.

Que doloroso y lamentable es conocer la opinión de nuestras autoridades federales, estatales y municipales que dicen encontrarse atadas de manos, por tratarse de terreno federal o propiedad privada en donde se colocaron los durmientes para evitar subir o bajar del tren.

Los accidentes no se han hecho esperar, sin embargo nos escandalizamos por lo que los gringos le hacen a nuestros paisanos tlaxcaltecas que se van en busca del sueño americano, los encarcelan, los deportan y aquí a los migrantes les ponemos trampas mortales.

Es de lamentar la declaración de quien se dice coordinar los esfuerzos de todos los tlaxcaltecas, la semana anterior el gobernador del estado, Mariano González Zarur, afirmó que su administración “no tiene competencia para solicitar a la empresa Ferrosur el retiro de los postes colocados en las inmediaciones de las vías del tren ubicadas en el municipio de Apizaco, donde algunos migrantes han  sufrido accidentes graves poniendo en riesgo su integridad física y en otros les han quitado la vida”.

En entrevista posterior a la inauguración de la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, en el municipio de Huamantla, especificó que dichas barreras están colocadas en vía federal y “el gobierno del estado no tiene facultades para intervenir;  nosotros hemos estado pendientes de la circunstancia pero la empresa toma las decisiones que le corresponde”.

 

 

González Zarur insistió en que se trata de un asunto federal en el  que estado no tiene injerencia para gestionar o quitar los postes.

“Lamentablemente ha habido accidentes pero nosotros seguiremos estando pendientes” cortó de tajo la entrevista con reporteros que le cuestionaron sobre el tema.

Qué vergüenza y falta de sensibilidad.

Pero lo que revuelve el estómago, es que debieron de transcurrir dos años, para que el dizque ombudsman tlaxcalteca, apenas se va a ocupar del asunto,  y cínicamente dice que  “hasta el momento, el organismo no ha registrado ninguna queja por estos accidentes”.

Seguramente su personal, los llamados visitadores no se han dado cuenta del problema pese a que  las instalaciones de la Cuarta Visitaduria General, con sede en Apizaco, y se ubican precisamente a un costado de la vía del tren, específicamente en la entrada de la estación ferroviaria.

El tal Mixcoalt Antonio dice que ahora si realizará una investigación para determinar si dicha acción tomada por la empresa Ferrosur de colocar barreras a un costado de la vía del tren atenta contra los derechos humanos.

Indicó que la CEDH actuará de oficio recabando la información que se genere en un lapso de quince días, para posteriormente enviarla a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para su análisis correspondiente.

Los perros abren los ojos a los quince días.

Mientras la Oficina de Atención a Migrantes, actúa en consecuencia con las declaraciones de su jefe máximo, es decir no hace nada.

¿Alguna vez lo ha hecho?

Mientras el diputado local del PRD, acorde con lo que pasa en Guerrero, y de nombre Salvador Sesín Maldonado quien es el presidente de la Comisión de Atención a Migrantes de la LXI Legislatura se encuentra más entretenido en gastarse sus 200 mil pesos mensuales de dietas.

Se ha desatendido de las peticiones y ruegos, le importa más salir en las fotos, convivir con sus demás comparsas y de su responsabilidad nada se sabe desde que fue programado para una participación como ponente en la Semana del Migrante.

Qué vergüenza ser un diputado o tener un diputado así.

Mientras el alcalde de Apizaco, Jorge Luis Vázquez Rodríguez dice que el gobierno municipal no tiene vela en el entierro, que ignora si hay abusos de sus policías en contra de los migrantes, porque no hay denuncias de los afectados y que así no se puede hacer nada.

Por otro lado, sostiene que los de Ferrosur ni siquiera le permiten quitar la maleza de las orillas de la vía que impiden la visibilidad, por lo que se puede resumir que quienes protestan por estas barreras asesinas tal pareciera que son de otro planeta, donde la vida no vale nada, mucho menos los derechos humanos.

Mientras ya suman diez accidentes y una víctima fatal la organización Un Mundo Una Nación A.C. exige:

Que se retiren los barrotes que están apostados en las vías del tren.

Durante la semana del migrante que se llevó a cabo del 10 al 17 de octubre de 2014 Un Mundo Una Nación A.C. junto con otras organizaciones de la sociedad civil que conforman el Colectivo Por Una Migración Sin Fronteras, demandamos, a través de un pronunciamiento, el retiro de los barrotes de contención instalados al lado de las vías en Apizaco, Tlaxcala. Tal acción tuvo lugar por los antecedentes que se tienen de los siguientes casos:

En junio de 2012, la empresa Ferrosur instaló varios barrotes de concreto en ambos lados de la vía, muy cerca del albergue La Sagrada Familia de Apizaco.

Como resultado, han ocurrido 7 accidentes ocasionados por estos barrotes. Las víctimas son 5 personas de origen hondureño, entre los 19 y 31 años, una persona de origen salvadoreño de 18 años, y un menor de origen guatemalteco de 17 años.

El pasado martes 24 de junio de 2014, otro migrante de origen hondureño se golpeó con los barrotes, y estos le causaron lesiones en la cabeza y espalda.

El miércoles 25 de junio, otro migrante originario de Iztapalapa perdió ambas piernas por el tren a la altura de la Casa de Piedra.

Ante esta serie de lamentables hechos, Un Mundo Una Nación DEMANDÓ:

1 Que el gobierno federal, estatal y municipal garanticen la seguridad de las personas migrantes en tránsito con base en las leyes vigentes y con prácticas apegadas a los convenios y tratados internacionales de Derechos Humanos que México ha firmado y ratificado.

2-Solicitud de audiencia a la empresa Ferrosur, a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes Federal, y a las autoridades Estatal y municipal  para que en el ámbito de sus competencias se retiren las barreras instaladas en las inmediaciones del Albergue La Sagrada Familia.

Y evitar así, futuros accidentes y/o pérdidas humanas.

3. Además de que se establezcan medidas de coordinación efectiva para la protección y seguridad de las personas migrantes.

No obstante, ante tales demandas no se obtuvo respuesta alguna de las autoridades competentes. Frente a estos hechos demandamos también:

Que las autoridades competentes, Ferrosur, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, las autoridades del gobierno municipal y estatal respondan a la solicitud de audiencia que se les solicitó este pasado 13 y 17 de octubre de 2014 dentro del marco de la semana del migrante.

Ante este desolador y vergonzoso panorama no queda de otra más que esperar a que organizaciones internacionales intervengan, porque de otra forma seguirán sumando cruces en las vías rumbo a la terminal del ferrocarril en Apizaco.

Y como dirían los abuelos, nuestros gobernantes salieron ré buenos para ser verdaderamente “candil de la calle y oscuridad de su casa”, por eso hay que tomar en cuenta esa recomendación que dice… NO HAY QUE VOLVER A EQUIVOCARSE.