Papalotla y sus mototaxistas, la horma del zapato

Jueves, Octubre 30, 2014 - 10:22

Aquí Xicohténcatl

Hay reportes de violentos enfrentamientos entre elementos de la policía estatal y habitantes de Papalotla, nuestros informantes nos dicen que ayer por la noche Orlando May llegó para quitarles sus mototaxis.

Versiones por confirmar señalan que solamente se llevaron dos de ellos y que el jefe policiaco se quedó a la altura de Panzacola, donde ocurriría un enfrentamiento que le dejó un saldo de dos vehículos policiacos destrozados y que se encuentran en el corralón de Tzompantepec.

Juntaron los vehículos dañados por los enardecidos mototaxistas, quienes dicen que los policías allanaron sus hogares para requisarles sus mototaxis, que al tratar de recuperarlos resultó descalabrado el jefe policiaco pero que de todas formas se llevó a 12 detenidos.

Nuestros informantes advirtieron que se encuentran en pie de lucha, que no van a tolerar más abusos de la policía estatal y que de ser necesariova a correr la sangre, porque Papalotla no se deja.

Los abusus de este siniestro pesonaje no son recientes:   Hace cuatro años con el cambio de gobierno, arriba otra vez el PRI, enmedio de una rebelión de policías estatales; marchas y plantones organizaron los dirigentes que pugnaban por mejores condiciones laborales.   En junio del 2011, policías federales sometieron y desalojaron el zócalo capitalino, para disolver un plantón de policías estatales, por cierto que esa fue una de las pocas ocasiones en que ha funcionado el reloj digital del Bicentenario, ahora convertido en adefesio inservible.   El resultado fue que 88 policías fueron encarcelados y alrededor de 200 elementos fueron dados de baja por su rebelión, de esta forma fue sofocado el movimiento y su líder también fue procesado.   En agosto del 2012, vino el relevo en la secretaría de seguridad estatal, se fue Rubén Santacruz Caltempan y comenzó la era de los gorilas con el arribo de Orlando May Zaragoza Ayala.   De entrada dijo que venía con la instrucción de “profesionalizar y depurar” las fuerzas policiacas estatales, es el tercer funcionario en lo que va de la administración estatal.   A partir de entonces, se han registrado enfrentamientos, algunos justificados, pero en otras con reservas, como en San Miguel del Milagro donde había problemas por motivos religiosos.   Se han realizado diversas intervenciones entre las que destacan rescate de presuntos delincuentes a punto de ser linchados, pero también enfrentamientos y choques con grupos de manifestantes.   Fue el caso en diciembre, cuando fueron sometidos manifestantes de Morena, con grupos del magisterio por igual del MBM que de las secciones 31 y 55, este 2014 se recuerda el enfrentamiento en Tocatlán, por la detención de un petista.   Los mototaxistas de Papalotla también ya saben lo que es enfrentar a la fuerza del estado, lo mismo que productores agrícolas que se pronunciaron en contra de la construcción de una autopista a Puebla y la construcción de un gasoducto.   En San Pablo del Monte con la invasión de tierras y problemas políticos con sus autoridades locales, También los antorchistas saben lo que es una trifulca con granaderos.   Lo mismo que las normalistas, en El Carmen Tequexquitla, por el problema de contaminación y explosiones en Clorobencenos, la “intervención” en el Congreso con empujones a diputados de la LIX legislatura.   La muestra del poder durante horas, mientras se discutía la Ley de pensiones, tras la hueviza a los diputados, fueron alrededor de mil los granaderos que sitiaron la Plaza Juárez.   La trifulca con los transportistas de USU, que aterrorizó a algunos comunicadores que vieron “ráfagas de balas de goma” y hasta inventaron una nueva calle, la del 29 de noviembre.   Para algunas plumas agradecidas, (columnistas y seudo reporteros), agentes de gobernación encubiertos de periodistas pregonan a los cuatro vientos que la utilización de la fuerza policiaca en Tlaxcala es justa y necesaria, pero no toman en cuenta que los granaderos convertidos en gorilas agreden por igual a mujeres, niños y ancianos, agarran parejo.   Ante este preocupante panorama, llama la atención el pronunciamiento de algunos diputados de la actual legislatura, quienes pusieron el dedo en la llaga y encendieron los focos de alarma en torno a la forma en que se aplica la fuerza de la policía estatal.   Diputados de las fracciones parlamentarias de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN), del Trabajo (PT), Movimiento Ciudadano (MC) y Alianza Ciudadana (PAC) condenaron la actuación de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE).   Lo anterior porque desalojaron, con lujo de violencia, a manifestantes de una empresa de transporte colectivo y de paso, recriminaron al titular de la dependencia, Orlando May Zaragoza Ayala su actitud prepotente, por lo que pidieron sea sancionado y hasta destituido del cargo.   La diputada perredista, Eréndira Jiménez Montiel presentó un punto de acuerdo por el cual pide la emisión de un exhorto al gobernador Mariano González Zarur, para que en uso de sus atribuciones, haga un extrañamiento público al titular de la SSPE.   Para que evite cometer abusos en el uso de la fuerza pública en contra de ciudadanos que ejercen sus derechos constitucionales a la libre expresión y de manifestación, y a que de repetir dichos excesos se solicite al titular del Poder Ejecutivo local la remoción del citado servidor público.   La propuesta de la legisladora se dio porque el pasado 27 de febrero “un grupo de transportistas en uso de su derecho de expresión, intentó manifestarse en contra de lo que ellos consideran que violenta sus derechos como prestadores de un servicio púbico como es el transporte urbano y suburbano, pero fueron reprimidos con lujo de violencia”.   “No es la primera vez que las fuerzas policiales locales actúan de esta manera, bajo las órdenes del actual secretario de Seguridad Pública estatal, varios han sido los excesos cometidos en contra de grupos de ciudadanos que han pretendido mostrar su inconformidad o diferencia de criterio e, incluso, en contra de algunos diputados de la pasada Legislatura que osaron cuestionar el desmedido actuar del mencionado funcionario.   “El Congreso no puede permanecer ni silente ni complaciente ante sucesos de esta naturaleza, ya que si sólo los vemos pasar indolentemente, parecerá que no hay poder alguno que alce la voz a nombre del pueblo, para denunciar y exigir el cese de estos excesos cometidos en una errónea interpretación del Estado de derecho”, expuso.   Tras solicitar que en ese momento se votara la emisión de dicho acuerdo, porque es urgente que se haga un extrañamiento al titular del Poder Ejecutivo para que reconvenga a su secretario de Seguridad Pública antes de que su actuar derive en hechos más lamentables que los que ya ha cometido en su paso por Tlaxcala.   “No debe confundirse la defensa de los derechos de terceros con el ejercicio autoritario e intolerante del poder, a través de la intimidación y represión policiaca”, sostuvo.   El gobernador es el primer responsable de ese ejercicio autoritario del poder.   Los diputados del resto de las bancadas se sumaron a esa exigencia de la legisladora del sol azteca.   El legislador del PAC, Serafín Ortiz Ortiz calificó como un exceso el actuar del funcionario estatal, que requiere ser sancionado, pues el Poder Legislativo no requirió la presencia de las fuerzas del orden público “y hasta a nosotros nos cerraron la puerta”.   De la misma manera, el legislador de MC, Refugio Rivas Corona lamentó la actuación del funcionario, por “la tremenda golpiza que dio a la gente que nos visitaba”.   Esos señalamientos, inquietaron a los priistas, su coordinador Marco Antonio Mena Rodríguez, rápido, buscó el cobijo y apoyo del líder de la bancada panista, Humberto Macías Romero, para frenar la aprobación del exhorto.   Tan evidente fue el hecho que Rivas Corona aprovechó la ocasión para recriminar esa “vil conducta”, por lo que pidió a sus homólogos aprobar este exhorto, aunque, irónico, sostuvo que “muchos de nosotros recibimos instrucciones, eso es público y es evidente… no tengan miedo a que les afecten sus ingresos”, dijo a los legisladores.   Ese mensaje tuvo dedicatoria y tras la intervención de la legisladora del PAC, Evangelina Paredes Zamora que pidió a los diputados no “aplicarnos la ley mordaza y denunciar los abusos sin temor”, el coordinador de la bancada panista no tuvo otra alternativa que desmarcarse de un maridaje con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y respaldó la exigencia, aunque sólo públicamente.   “No podemos negar algo evidente, en referencia al exceso del secretario de Seguridad y los policías estatales, el PAN no recibe línea de otro partido y sí estamos a favor de este exhorto”, dijo Macías Romero.   Sin embargo, los priistas Cecilia Sampedro Minor y Javier Vázquez Sánchez, quienes pidieron no realizar un juicio sumario en contra del funcionario estatal y, en cambio, que sean las instancias legales correspondientes las que investiguen esas conductas y, en su caso, finquen y procedan en consecuencia.   Sin embargo, el presidente de la mesa directiva, el panista Roberto Zamora Gracia, sin atender los reclamos de la evidente mayoría y contrario a lo que ha ocurrido en otras ocasiones, se negó a someter la propuesta a votación y sólo la envió a la Junta de Coordinación y Concertación Política (JCCP) para su atención.   José Gilberto Temoltzin Martínez y el perredista Santiago Sesín Maldonado, denunciaron que el proceder de la mesa directiva violenta la voluntad de las mayorías en este poder.   Sin embargo no pasa nada, otra vez salieron los granaderos en Chiautempan, todo este panorama es preocupante, qué lejos está esa “Isla de la Fantasía”, nos han invadido los gorilas, al igual que la delincuencia nos quitan la tranquilidad y limitan la libertad de manifestación.   Lo malo es que Tlaxcala, como nunca antes en su historia, vive en un clima autoritario, que es rechazado por las mayorías, que no ven con los granaderos que se remiende el tejido social.   Al paso que vamos, no tarda en llegar la sangre al río, es urgente que los diputados insistan en buscar una solución, antes de que tengamos que lamentar la muerte de una madre o un padre de familia… PAPALOTLA SERÁ ELINICIO DEL FIN.