*

Sábado, 17 de Febrero de 2018     |     Tlaxcala.
Suscríbete



congreso





Al interior del Partido Acción Nacional parece que las aguas regresaron a su cauce natural y la senadora Adriana Dávila Fernández demostró que sigue siendo el factor de poder que premia o castiga, de ahí que los chichos rebeldes que aparecieron en los últimos meses comprobaron que están lejos de poder mandar a la banca al adrianismo.