Pese a que la actual administración presume que Tlaxcala es el segundo estado más seguro del país, los datos oficiales muestran que desde el inicio del actual gobierno ha habido un aumento considerable de diversos delitos del fuero común, entre ellos el homicidio doloso.

Muestra de que el tejido social roto que pretendía resarcir Mariano González Zarur se encuentra en una mayor descomposición, fue la incidencia de homicidios dolosos durante este pasado fin de semana a pesar de que todavía hay secuelas de confinamiento por el tema de la pandemia originada por el COVID-19.

Los datos duros que maneja el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), indican que sólo la cuarentena que se aplicó en las primeras semanas de la pandemia, pudieron frenar los asesinatos y no las acciones que haya emprendido el gobierno priísta.

Muestra del repunte que ha habido en la actual administración es que del último año del anterior mandato con respecto al primero de Marco Mena Rodríguez, el índice de los homicidios dolosos creció casi al doble.

Las cifras oficiales reportan que en el primer mes del año, ya se tienen un total de 8 asesinatos, número que es un 33 por ciento mayor que lo que se tuvo en diciembre de 2020.