La obediencia al arcaico dedazo del tricolor parece que no ha funcionado en los municipios más importantes como Tlaxcala y Apizaco, ante la debilidad de los liderazgos de este partido y la sumisión se ha traducido en una traición de algunos personajes ligados al Partido Revolucionario Institucional (PRI) que se han visto beneficiados y que hoy lejos de ser los elegidos optan por llevar la contra al expartidazo.

Lejos están los tiempos de Mariano González Zarur en los que con un manotazo en la mesa, unas cachetadas a su entonces secretaria particular (hoy aspirante a la alcaldía capitalina) o unos zapes a su secretario de Finanzas, arreglaban el asunto y ante la delicadeza del ahora primer priísta del estado, parece que ignoran la tradicional cargada.

En Tlaxcala Héctor Martínez junior alias el “Panu”, frustrado por la inminente imposición a de Anabel Alvarado Varela para la capital del estado, ahora grilla en contra de su amiga y olvida las batallas librados juntos en el jurásico partido.

Así cómo sucede con el hijo del apodado “orejas de comal ”, los priístas hacen lo propio en Apizaco como el caso de Fernando León Nava y el titular de la SEFOA, Arnulfo Arévalo Lara, quiene operan abiertamente en contra de los inminentes candidatos tricolores a la alcaldía y diputación en un abierto desacato al gobernador Marco Mena Rodríguez.

Es tan evidente la traición por parte de Arévalo Lara que incluso el vocero de Secte operan abiertamente en favor del casi candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), dejando en evidencia que le importa muy poco lo que diga su jefe el gobernador. 

Son estos dos personajes quiene no ven a Emilio Sánchez Rivera como una verdadera opción para competirle al albiazul la presidencia municipal al ser un junior que no tiene trabajo político real que le consiga la simpatía de los apizaquenses.

Menos auguran éxito con el titular del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura (ITC), quien tiene su mayor logro el haber realizado un pachangón para un junior en las instalaciones  públicas de la dependencia que según maneja, así como dedicarse a unas comilonas a cuenta del erario público.

Es así que el expartidazo, da muestras que será difícil que haya unidad a pesar de la tradicional sumisión de los priístas, lo que complica aún más que la candidata del PRIAN suba en la intención de voto, ya que en las últimas encuestas se encuentra muy lejos de la puntera.