Se vivió un episodio de violencia en el centro de la ciudad de Chiautempan, cuando pobladores de San Pedro Muñoztla acudieron a la Comisaría de Seguridad Pública, para “rescatar” a al menos ocho de sus vecinos que horas antes habían sido detenidos en la población por la policía. 

El arresto presuntamente se debió a que impedían las labores del nuevo panteón municipal “San Nicolás” que se construye en terrenos de dicha población, pero al tratarse de “tiaxcas”, provocó que arribaran al primer cuadro de Santa Ana un centenar de personas para recuperar a sus coterráneos. 

Al no prosperar el diálogo, comenzó un zipizape entre civiles, uniformados y servidores públicos que se trasladó hasta la explanada de la Presidencia Municipal; sin embargo, aparentemente un par de funcionarios de la administración municipal lograron ser retenidos. 

Para disuadir a la multitud fue necesario el uso de gases lacrimógenos, aunque también se registraron agresiones a representantes de los medios de comunicación, a quienes civiles intentaron arrebatarles sus herramientas de trabajo, sin que las cosas pasaran a mayores.