Después de que se disparara el número de homicidios en el primer año de administración de la moderna gobernanza que impuso Mariano González Zarur, el ejercicio 2020 registró una considerable disminución de este tipo de delitos, siendo el año que menos tiene asesinatos desde 2016 de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Las cifras oficiales para 2020 muestran que el total de homicidios dolosos descendió un 26 por ciento, al pasar de 151 asesinatos durante el ejercicio 2019 a 111 para el año siguiente a pesar de las notables irregularidades que existen en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) para esclarecer este tipo de delitos del fuero común.

Fue precisamente en los meses de confinamiento por la pandemia de COVID-19 en abril, mayo, junio y julio que por fin las cifras de asesinatos pudieron disminuir, lo que se atribuye más a las condiciones de cuarentena que a un destacado trabajo del gobierno del continuismo.

En promedio se registraron 9.3 homicidios por mes durante 2020, mientras que la media mensual del ejercicio 2019 se ubicó en 12.5 asesinatos por mes, una diferencia considerable.

Y mientras los homicidios disminuían por el confinamiento, los muertos se le acumulan al gobernador que lejos de dar cifras certeras parece que todo está maquillado y las medidas siguen siendo laxas para contener el Coronavirus.