La esposa del hombre ya no quiere dormir en la cama porque sus dedos se pusieron negros y se desprendieron

Un ciudadano estuvo en coma en el hospital por una simple gripe, que se convirtió en neumonía y sepsis; a pesar de sobrevivir, la pesadilla de Simon “N” de 61 años, comenzó porque sus dedos se volvieron negros y se cayeron uno por uno, como resultado de sus enfermedades.

Su esposa Caroline “N”, se negó a dormir en la misma cama que él preocupada de que se despertara con un dedo del pie debajo de las sábanas.

“Mi mujer se negó a dormir conmigo, porque algunos de mis dedos se desprendieron en mi mano mientras me aplicaba lociones antisépticas; otros se cayeron en la cama y lo peor es que se desprendieron en la ducha”.

“¿Te imaginas ponerte calcetines por la mañana y pensar: estoy seguro de que ese dedo estaba ahí anoche?”, dijo el angustiado varón.

A Simon lo ingresaron en el Hospital Princess of Wales en Bridgend, después de que su salud empeoró dramáticamente. Pasó 10 días en coma inducido y 4 semanas en Cuidados Intensivos antes de regresar a casa.

“Acababa de comenzar a trabajar en una escuela primaria; me desperté una mañana y sentí como si tuviera gripe. Pensé en darme un baño y ver cómo me sentía después, pero me desmayé”, relató el afectado