Aunque la moderna gobernanza asegura que uno de los ejes de este moribundo gobierno es la salud, la pandemia de COVID-19 ha evidenciado que han sido rebasados o simplemente no les interesa apoyar a los que han resultado contagiados por este virus.

A través de las redes sociales se solicita constantemente tanques de oxígeno y lugares donde se hacen recargas de este elemento para mantener con vida a quienes han adquirido el COVID-19.

En un recorrido realizado por este medio se constató qué hay diferentes puntos en la entidad donde se abastece el vital gas y también hay un descomunal incremento del costo entre promovedores, sin que haya alguna revisión por parte de las autoridades para evitar abusos.

Si de por si la enfermedad es complicada, proveedores abusivos como el que se ubica a metros de “Las Escalinatas” capitalinas, aumenta impune y abusivamente sus precios hasta más del doble que en otros expendios.

Otros centros de abastecimiento recurren a este tipo de prácticas y lucran con la vida de cientos de tlaxcaltecas, quienes en su mayor parte viven en situación de pobreza.

Mientras esto sucede, el gobierno del estado anda más ocupado viendo de donde aportaría lo necesario para la campaña a gobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y ha dejado en el abandono a los tlaxcaltecas.

Familiares de pacientes que requieren de oxígeno, exigieron al gobierno priísta que busca el continuismo que vigilen y sancionen este tipo de prácticas abusivas, ya que de eso depende la vida de decenas o cientos de enfermos.