El presidente Picapiedra, Rubén Pluma Morales se asignó en diciembre de 2020 un monto de 35 mil 967 pesos de aguinaldo y una compensación de 7 mil 142 pesos, esto pese a que es una prestación que no le corresponde como servidor público. 

A este medio hicieron llegar la evidencia que muestra los excesos en los que ha incurrido el presidente municipal que pretende aparecer nuevamente en la boleta electoral el 6 de junio para competir por una curul del Congreso del Estado.  

Cabe recordar que éste es el funcionario municipal que además de ser exhibido dormido e ingiriendo bebidas embriagantes en su oficina, también lo han criticado por su falta de capacidad para defender el territorio que gobierno.  

La asignación de recursos por aguinaldo y compensación ha despertado criticas de los habitantes de la región, sobre todo porque el munícipe siempre niega tener recursos para atender necesidades básicas, pero para premiar su desempeño como presidente de destina miles de pesos.