La transición de color amarillo a rojo en el semáforo epidemiológico, obligó a las autoridades católicas en Tlaxcala a cerrar nuevamente las iglesias para contribuir a la disminución de contagios del nuevo coronavirus.  

Y es que, a principios de año, la Diócesis había contemplado cerrar solo los días domingo y toda la semana se desarrollarían actividades sin restricciones, pero el rebrote de la enfermedad obligó a cambiar los planes de origen.  

De esta manera se determinó que de este lunes y hasta el próximo 3 de febrero permanecerán cerrados todos los templos católicos de la entidad y solo se realizarán celebraciones sin la presencia de fieles. 

Mediante un comunicado el obispo Julio César Salcedo Aquino reconoció “lamentablemente el número de contagios se ha incrementado hasta poner en riesgo el sistema de atención hospitalaria”. 

Cabe mencionar que estas medidas podrían prologarse en caso de que los contagios sigan en aumento, por lo que Salcedo Aquino pidió la colaboración de los fieles para que contribuyan a erradicar la propagación del Covid – 19 sometiéndose a las medidas preventivas.