La lideresa de la sección 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa), Blanca Águila Lima cumplió con su amenaza y se apoderó de la mayoría de las vacunas de COVID-19 que fueron enviadas a Tlaxcala para los trabajadores de la salud por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Personal que labora en el Hospital Regional de Tzompantepec, acusó que quienes se encuentran atendiendo a los pacientes con COVID-19, no aparecen en la lista de los que recibirán la vacuna, mientras que allegados al sindicato de Blanca Águila se encuentran en los primeros lugares a pesar de que no atienden a este tipo de enfermos.

Incluso es personal que no labora dentro de este nosocomio pero gracias a Blanca Águila, se le da prioridad a quienes se encuentran en su casa y solo calientan una silla en el sindicato de la exalcaldesa de Zacatelco.

Los trabajadores lamentaron que las autoridades permitan esos excesos y que lejos de cuidar al personal que labora con pacientes COVID-19, prefiera cumplir sus caprichos de la tambiém priista.

Ante esta situación, pidieron la intervención del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para que no haya privilegios de algún tipo para flojos que forman parte del séquito de Blanca Águila.