Se rumora de platicas entre líderes de los partidos políticos Redes Sociales Progresistas (RSP), Partido Encuentro Solidario (PES) e Impacto Social, Sí (PIS) de la creación de un tercer bloque rumbo a las próximas elecciones 2021.

Las alianzas partidistas se han pronunciado desde hace ya varios meses. Pero, con ello, han transmitido a las y los electores desunión y fracturas. Por un lado, tenemos a Morena y aliados que, después de peleas internas en Morena, Lorena Cuellar logró imponerse como la candidata virtual a la gubernatura bajo la alianza “Juntos Haremos Historia en Tlaxcala”, coalición integrada por Morena, Nueva Alianza Tlaxcala (PANAL), Encuentro Social (PEST), Partido del Trabajo (PT) y Verde Ecologista (PVEM). 

Por otro lado, tenemos a la mega coalición denominada “Unidos por Tlaxcala”, conformada por el PRI, PAN, PRD, Partido Alianza Ciudadana (PAC) y Partido Socialista (PS). Después del fallecimiento de Florentino Domínguez Ordóñez, quien se mencionaba que era la verdadera carta a la gubernatura priísta, declinaron por sacar su segunda opción: Anabell Ávalos. Sin embargo, su fallido intento de una “operación cicatriz” ha quedado al descubierto ya que, al parecer, la lucha por la candidatura continú. Entre pláticas en el priísmo tlaxcalteca, mencionan que no permitirán la posible imposiciones para que la senadora Minerva Hernández sea su candidata a la gubernatura.

Es así que mientras los líderes estatales discuten quién será la candidata, están haciendo a un lado a las fuerzas municipales y a la militancia que son quienes en verdad marcan la diferencia. 

Por ello, se rumora con mayor intensidad el surgimiento de un tercer bloque conformado por los partidos Redes Sociales Progresistas (RSP), Partido Encuentro Solidario (PES) e Impacto Social, Sí (PIS) después de que RSP ha manifestado que llevará a Juan Carlos Sánchez García (SAGA) a la boleta de gobernador en la contienda. En este tercer bloque alternativo se menciona que personajes políticos han comenzado con pláticas y a trabajar en una verdadera “operación cicatriz”, junto con personas de todas las fuerzas sociales y políticas existentes con un solo motivo: demostrar que la fuerza radica en la gente y que la gente está cansada de los partidos tradicionales y de los políticos convencionales. El reto para el tercer bloque será lograr conseguir la confianza de los votantes y sumar las voluntades de los diversos grupos de la sociedad, al menos en las mesas y en los cafés se dice que lo están consiguiendo, no los perdamos de vista.