La cuenta pública del ejercicio fiscal 2019 de la Magdalena Tlaltelulco está reprobada por un posible daño patrimonial del 1 millón 715 mil pesos. 

El presidente Picapiedra, Rubén Pluma Morales al parecer hizo mal uso de los recursos públicos, los cuales son producto del pago de impuestos de los ciudadanos. 

El señor Picapiedra tendrá que explicarle a la sociedad los turbios manejos que realizó con las finanzas municipales; solo hay que esperar que su hija la improductiva diputada María Félix Pluma Flores no intervenga para modificar el informe original.  

Otro de los presidentes que ha hecho el ridículo, pese a presumir finanzas sanas es el gris alcalde de Calpulalpan Neptalí Gutiérrez Juárez, quien le reprobaron la cuenta pública del año pasado por 7 millones 800 mil pesos de posible daño patrimonial. 

Además, el alcalde Amoroso, Eloy Reyes Juárez también está en la lista de reprobados y es por 6 millones 600 mil pesos. 

También Totolac que preside Giovanni Pérez Briones fue reprobada su cuenta pública 2019 por un monto de 11 millones 800 mil pesos. 

El edil de Zacatelco, Tomás Orea Albarrán también tiene la misma problemática y es por 14 millones 500 mil pesos. 

La información es manejada al interior de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Poder Legislativo, los entes tendrán derecho a solicitar una audiencia para que justifiquen la aplicación de los recursos para que en lo posterior se realicen los dictámenes y se suban al Pleno para ser aprobados.