Poco más de un mes y una semana ha pasado desde que falleció por COVID-19 el senador, Joel Molina Ramírez y ya su familia está lucrando políticamente para favorecer a la empresaria poblana, Dulce Silva Hernández, quien busca la candidatura del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) a la gubernatura a pesar de no tener arraigo con los tlaxcaltecas por vivir la mayor parte de su vida en Puebla.

A través de un video que es difundido en las redes sociales, los deudos de Joel Molina que se autodenominan la familia Molina Macías, piden el apoyo en favor de la exconvicta, Dulce Silva al ser ella quien enarbola los principios que según buscaba el fallecido político.

Antes del lamentable deceso de Molina Ramírez, se sabía que había acercamientos con Dulce Silva, al grado de que los marianistas detrás del exsenador, ahora se encuentran apoyando abiertamente las aspiraciones de la que se dice huamantleca pero que siempre despreció a Tlaxcala.

Es así que a base de una nutrida chequera, Dulce Silva no sólo ha comprado espacios en medios de comunicación y espectaculares, sino que ha llegado a utilizar a personajes famosos para apuntalarla y ahora recurre a la familia del fallecido Joel Molina para lograr su interés personal.

Todo esto a pesar de que su esposo, César Yáñez fungió como el vocero de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) durante años, siendo el discurso de la mafia del poder y la compra de medios de comunicación para golpetear una de las situaciones por las que se quejaba el tabasqueño y que hoy replica en Tlaxcala Dulce Silva.