Como tradicionalmente ocurre en nuestro país cada vez que inicia un proceso electoral, los grupos vulnerables se vuelven los más cotizados por esos políticos rapaces que sin escrúpulos explotan su imagen para atraer votantes.

Y es que tras conocerse la convocatoria para el registro de los aspirantes a gobernador que abanderará Morena de cara a las elecciones del próximo 6 de junio, la empresaria Dulce Silva publicó en redes sociales un vídeo donde promociona su imagen, con un slogan poco creativo que reza “si te preguntan en la encuesta Dulce es la respuesta”. 

El vídeo el cual tiene una duración de 1 minuto con 19 segundos resulta ofensivo, denigrante, y deshonroso para los tlaxcaltecas.

Nada más para que se de una idea por si no lo ha visto, en el vídeo participan Erika Buenfil, Manelyk González, Itatí Cantoral, Benito Santos, Marisol González y Kevin Achutegui, ¡qué tal!, por si le quedaba duda de la capacidad económica y el derroche de dinero que realiza Dulce Silva para lograr su propósito, pues se sabe que cada uno cobró la austera cantidad de 50 mil pesos.

Luego, hace una discriminación entre los ciudadanos tlaxcaltecas y los artistas, pues a ninguno de nuestros paisanos le pone su nombre, claro, lo más seguro es que a los últimos no les dio ni 50 centavos para salir en su grabación.

Además, su producción raya en el ridículo al poner “ahora no sólo Tlaxcala sino Todo México está con ella”. Una propaganda patética.

Hasta aquí todo se le puede pasar, uno piensa, quizás está rodeada de gente increíblemente promedio que le plantee ideas tan brillantes como ésta. Sólo que lo más indignante ocurre a partir del minuto 1: 11, donde Dulce Silva utiliza la foto de un niño y a personas discapacitadas. 

Obviamente lo hace sólo para aparentar su compromiso social que tiene con estos sectores de la población. Su falta de tacto político, e inexperiencia le impiden dilucidar que los ciudadanos están cansados de ver como los utilizan en este tipo de campañas.

La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños Adolescentes en su artículo 77 señala que se considerará violación a la intimidad de niñas, niños o adolescentes cualquier manejo directo de su imagen, nombre, datos personales, o referencias que permitan su identificación en los medios de comunicación, que menoscabe su honra, o reputación, sea contrario a sus derechos o que los ponga en riesgo conforme al principio de interés superior de la niñez.

Habrá que analizar a profundidad qué artículos más se violaron en esas fotos para que no se vuelva a incurrir en este tipo de conductas que sólo tienen como meta satisfacer deseos personales.

Además, es urgente que los órganos electorales hagan uso sin restricciones de sus facultades fiscalizadoras sobre los gastos en los que está incurriendo Dulce Silva, y que apliquen una sanción ejemplar, pues es solo de esta forma se podrá garantizar una competencia más equitativa y sin tanto derroche de recursos.