Senado de la República, 27 de noviembre de 2020 

Intervención de la senadora por el Partido Revolucionario Institucional, Beatriz Paredes Rangel, para hablar a favor del dictamen por el que se expide la Ley General de Bibliotecas. Sesión Ordinaria. 

Muchas gracias compañera presidenta. 

Honorable Mesa Directiva. 

Colegas, senadoras y senadores. 

Quiero expresar una sincera felicitación a las Comisiones Unidas de Cultura y Estudios Legislativos, por la presentación del dictamen por medio del cual se expide la Ley General de Bibliotecas. 

Esta es una legislación trascendental, particularmente porque en esta etapa de la historia del mundo, algunas personas suponen que el libro ya es un instrumento obsoleto, que la revolución cibernética y la existencia de libros electrónicos, llevarán a que ese extraordinario producto de la civilización, que es el libro, quede atrás en el registro de antiguallas, antigüedades. 

Es fundamental comprender que desde el Código de Hammurabi, la civilización humana ha podido construirse en civilización gracias a la escritura y a la lectura que se transmite a través de libros. 

Desde la maravilla del papiro hasta el uso de la corteza de árboles como en Amatlán, la capacidad de los seres humanos, la intención de los seres humanos de perpetuar los conocimientos que lograron en su existencia a través de la escritura y de proyectarlos en un material tangible y perdurable, ha caracterizado el paso de nuestra especie por la historia del mundo. 

Los libros son al mismo tiempo, raíz, cimiente, árbol y capacidad de observar el universo. Son al mismo tiempo, saeta y bastión. 

Gracias a los libros, somos lo que somos, hemos logrado atesorar el conocimiento en nuestro intelecto, y los libros se atesoran, se guardan, se perpetúan en las bibliotecas. 

Por eso es trascendental esta ley, y por eso votamos a favor de ella con un enorme entusiasmo. 

Necesitamos hacer un esfuerzo de una política pública de respaldo a la organización editorial.

Necesitamos nombrar a la brevedad, el Comité Editorial del Senado de la República.

 Necesitamos asumir nuestra responsabilidad en la Biblioteca del Congreso de la Unión.

 Queremos que la Biblioteca del Congreso de la Unión esté bien organizada, bien sistematizada, y se pueda destinar un presupuesto que nos permita informatizarla e incorporarla a la Red Nacional de Bibliotecas. 

Necesitamos realizar un proceso de interconexión con las bibliotecas electrónicas de los congresos del mundo, particularmente la del Congreso de Estados Unidos, y de los organismos multilaterales, para que cada una de las comisiones pueda acceder a las ediciones publicadas.

Y necesitamos, como parte de la cultura Latinoamericana, Ibérica, Hispanoamericana que somos, sumarnos a la iniciativa de la Cumbre Iberoamericana que en Sevilla estableció la necesidad de generar un acervo de la aportación del pensamiento iberoamericano a la cultura universal. 

Queremos rescatar las grandes obras editoriales que han existido a través de siglos que tienen nuestra huella como cultura iberoamericana, y queremos exhortar al gobierno de la República para que rescatemos códices y valores de libros y de testimonios mexicanos que se encuentran en el extranjero. 

Esta ley es un gran paso adelante, y por eso, los invito a que la votemos a favor.

 

Muchas gracias.