Una mujer que se encontraba desaparecida desde el pasado 18 de noviembre, fue rescatada por la Fiscalía General de Justicia del Estado de Puebla, momentos antes de ser llevada a Tlaxcala para presuntamente utilizarla con fines de explotación sexual.

La fémina que trabajaba en un bar en los límites entre Tlaxcala y Puebla, fue reportada como desaparecida ante las autoridades poblanas y gracias a un operativo por parte de la Fiscalía, se logró ubicar a la mujer de 23 años de edad momentos antes de que saliera de la entidad poblana.

De esta manera, agentes de la policía ministerial de Puebla, la ubicaron en la Central de Autobuses de Pasajeros de la Ciudad de Puebla (CAPU).

Fue la misma víctima, quien dijo que pretendían llevarla al estado de Tlaxcala con la intención de explotarla sexualmente, ya que es conocido que en la zona sur proliferan este tipo de prácticas, las cuales incluso señalan diversos estudios que son auspiciadas por los gobiernos locales.

Es una región muy conocida que abarca varios municipios de la zona sur de Tlaxcala, donde están asentados los llamados padrotes, proxenetas, tratantes o caifanes como son conocidos en estos municipios.