La incertidumbre se ha apoderado de gran parte del equipo de Juan Carlos Sánchez García, quien está virtualmente fuera de la candidatura del Partido Acción Nacional (PAN) para la gubernatura, lo que ha comenzado a generar una desbandada ante las poca competitividad que representa una eventual candidatura por la vía independiente.

Ayer corrió muy fuerte el rumor de que será la senadora Minerva Hernández Ramos, quien encabece la candidatura del albiazul para la gubernatura por el tema de la paridad de género, que aplicó el Instituto Nacional Electoral (INE) en los 15 estados que realizarán elecciones para el gobierno del estado.

Esta situación se sabía desde hace un par de semanas, no obstante, Juan Sánchez se negaba a reconocerlo e incluso seguía manejando el discurso de que podría ser el candidato de la mega alianza en contra del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

Al paso del tiempo se diluyeron sus esperanzas y hoy no tiene otra que ser el abanderado de un partido político pequeño o ir por la vía independiente.

Saliendo del PAN, su intención de voto en las encuestas bajarán de manera importante y difícilmente podrá superar una cifra de un dígito y esto lo saben muchos de sus seguidores que ya buscan otro proyecto ante el inminente fracaso de lo que llegaron a llamar “fuerza saga”, culto al narcisismo del que vendió tortillas y misteriosamente se hizo millonario.

Todavía el día de ayer, Juan Sánchez negó que declinara en favor de Dulce Silva Hernández argumentando que se trataba de una “fake news”, lo que sí es cierto es que en cualquier momento podría realizar el anuncio de su salida del PAN para ir por la vía independiente o vender el imaginario capital político que le quedaría sin el albiazul a alguno de los aspirantes, eso sí, las obras públicas de por medio.