Músicos piden a los usuarios de las redes sociales que no denuncie las fiestas masivas que han retomado su curso, pese a que la emergencia sanitaria por el Covid -19 aún no ha sido levantada. 

Los trabajadores de la música como mariachis, músicos tropicales y sonideros, antepusieron que, desde la inminente llegada del nuevo coronavirus a Tlaxcala, se quedaron sin trabajo en el mes de marzo y muchos no han tenido ingresos económicos para el sustento de sus familias. 

Lo anterior luego de que ayer se denunció que sobre la calle Huexititla, ubicada en el municipio de Totolac, se realizó una fiesta masiva donde celebraron unos XV años. 

Músicos refirieron que los eventos sociales representan una importante derrama económica, por lo cual pidieron el apoyo de los ciudadanos, ya que el hostigamiento de las autoridades los deja sin percibir lo estipulado en los contratos. 

En contraste, vecinos de los municipios de Panotla y Domingo Arenas lamentaron la negligencia de las autoridades estatales y de esos ayuntamientos para impedir fiestas que provocan aglomeraciones  y la presencia de visitantes de otros estados, pues pudieron convertirse en un foco de contagios de la mortal enfermedad.

En Panotla se permitió una boda y en Domingo Arenas una fiesta de 15 años, situación que resulta grave porque si bien los contagios de Covid-19 van a la baja en la entidad, no se descarta que ese comportamiento nos lleve a registrar un nuevo repunte, señalaron los vecinos que denunciaron esos eventos sociales.