Los regidores integrantes de los ayuntamientos son poco productivos y representan una carga para el erario público, pese a que reciben jugosos salarios como representantes del pueblo.

Los resultados que ofrecen quienes de manera colegiada constituyen la principal autoridad del Municipio deja mucho que desear, pues ante las autoridades de fiscalización no es comprobable su trabajo durante el ejercicio de sus funciones.

Por lo anterior el pasado fin de semana fue entregado el Informe de resultados de la Revisión y Fiscalización de la cuenta pública 2019 del Órgano de Fiscalización Superior (OFS), donde se reconocieron deficiencias en las funciones de los regidores.

María Isabel Maldonado Textle, titular de ese órgano, comentó que tras la evaluación fue detectado que en 35 municipios no se acreditó la presentación de propuesta hechas por los regidores en las sesiones de Cabildo ni en las comisiones instaladas. El restó justificó el trabajo de los funcionarios municipales, pero no tuvieron como comprobar.

De manera general se reveló que se emitieron 16 mil 216 observaciones en el grupo de los 107 entes, de las cuales solventaron 9 mil 928 y 6 mil 288 no acreditaron o no presentaron solventación, lo que representa el 38.8 por ciento de irregularidades.

Y es que los ayuntamientos son los que enfrentan principalmente el mayor número de observaciones, pues les emitieron 10 mil 586 observaciones, de las cuales solventaron 5 mil 752 y están pendientes de solventar 4 mil 834.