En el aniversario de los primeros casos de COVID-19, el mercado de animales de Wuhan, epicentro de la enfermedad, se mantiene igual.

La semana pasada se cumplió un año desde el primer caso de Coronavirus en Wuhan, China, epicentro de la pandemia y en el mercado donde inició todo, las cosas se ven igual.

En ese sentido, la ONG Igualdad Animal México compartió grabaciones de los llamados “mercados húmedos“, donde se venden animales vivos y muertos. Por ello, en las imágenes se aprecian todo tipo de especies; desde pollos hasta cocodrilos e incluso, tristemente, perros. Y lo difundieron con un alarmante mensaje “Nada ha cambiado” a pesar de que se piensa que la COVID-19 se transmitió de algún animal a los humanos.

A través de un equipo de investigación, filmaron cómo, a nueve meses de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia de Coronavirus, se ve cada mercado de Wuhan.

Asimismo, compartieron que, además de Wuhan, epicentro de la COVID, fueron a las ciudades chinas de Guangzhou, Dongguan, Guilin, Nanning y Liuzhou en mayo pasado.

Pero no sólo hay especies como cocodrilos y canes. También se alcanzan a ver, en zonas sin sana distancia por COVID-19, palomas, ranas y hasta tortugas que se venden vivas y muertas.

Por esta razón, la organización Igualdad Animal advierte que se mantiene la amenaza a la salud pública, a pesar de que la pandemia de COVID aún está lejos de terminar. Y piden cerrar los llamados “mercados húmedos” en todo el mundo.