Vania Ivonne T. M., una joven de 22 de años de edad reportada como desaparecida desde hace una semana en el municipio de Cuautlancingo, Puebla, fue hallada muerta en aguas del Río Atoyac en la zona de Xicohzinco, Tlaxcala, donde mediante necropsia de ley se confirmó la identidad de la víctima.

De acuerdo con la carpeta de investigación 896/2020/FED, la hoy occisa fue vista por última vez la tarde del 22 de octubre a las 15:40 horas en la calle Capellanes, número 8.

Ella vestía short de mezclilla con tirantes, blusa obscura y tenis blancos.

Desde aquel día no se supo más de ella por lo que familiares y amigos dieron inicio a una campaña de búsqueda a través de redes sociales donde compartieron la ficha de localización emitida por la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE).

En el documento se asentó que la joven era de complexión delgada, tez apiñonada, cabello lacio y negro, además de que como señas particulares tenía una cicatriz de 2 centímetro en la parte posterior de la pierna derecha, marca por verruga en el párpado inferior izquierdo, y lunar en el lado derecho del labio inferior.

Un día después, 23 de octubre, muy cerca del lugar de la desaparición, autoridades del estado de Tlaxcala fueron notificadas sobre el hallazgo de cadáver la cual estaba desnuda y flotando en aguas del Río Atoyac a la altura de Xicohzinco.

Concluidas las diligencias del levantamiento de cadáver este fue llevado al Servicio Médico Forense de Tlaxcala, donde recientemente se confirmó que se trataba de Vania, incluso a través de la página oficial de la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Puebla se dio a conocer que la joven había sido localizada muerta sin dar pormenores del caso que ya es investigado por las autoridades ministeriales.