Su constante insistencia de aparecer en los medios de comunicación y redes sociales buscando cualquier pretexto, no han sido suficientes para que el aspirante huehue del Partido Acción Nacional (PAN), sea considerado en la repartición que está casi concretada entre el Bloque Opositor Amplio (BOA) en Tlaxcala que conforma el Partido Revolucionario Institucional (BOA) a la cabeza flanqueado por el albiazul, lo que queda del Partido de la Revolución Democrática (PRD), los universitarios obligados por el Partido Alianza Ciudadana (PAC) y el Partido Socialista (PS).

Pese a que dentro del PAN, el exdiputado local acusado de robarse los muebles del Congreso del Estado, es el que mayor posicionamiento tiene entre panistas, en el acuerdo del BOA, quedaría fuera no sólo de su aspiración a la gubernatura, sino también de otras posiciones importantes que se repartieron.

Es un hecho que el PRI al poner el dinero del gobierno y ser actualmente el partido oficial en Tlaxcala, encabezará la candidatura a la gubernatura para repetir en esta posición, dejando en una segunda posición al PAN y relegando a una tercera mesa al PRD que podría quedar extinto en las elecciones de 2021.

Con esta alianza en la que va el PRI a la cabeza, las aspiraciones del huehue se fueron a pique, quedando fuera de las boletas electorales por una coalición fuerte, por lo que haber despreciado al Movimiento Ciudadano (MC) podría ser una lamentación para el compadre de Mariano González Aguirre alias “el Marianito”.

En esta tesitura, las opciones para el huehue son escasas y podría sólo recurrir al recién formado Partido Impacto Social, porque los demás ya están apartados.