En las redes sociales circularon recientemente fotos de un particular insecto que causó zozobra en Estados Unidos y México, al que se lo denominó: “tarántula con alas”. Sin embargo, en realidad se trata de una polilla de gran tamaño, cuyo nombre científico es Antheraea polyphemus.

También llamada polilla de seda, es inofensiva para los humanos y suele habitar en algunas regiones de México, Estados Unidos y al sur de Canadá. Principalmente en bosques, huertas y humedales, debido a que su alimento principal son las cortezas de los árboles y los follajes.

Si bien sus patrones de color pueden variar desde un canela rojizo hasta un marrón oscuro, casi siempre son de un tono color café. Pueden llegar a medir hasta 15 cm y la similitud que poseen con las tarántulas se debe a los pelos que tienen en sus múltiples patas, una característica común en los artrópodos.

La polilla Polifemo posee un ciclo de vida similar a cualquier otra especie de las polillas gigantes de la seda, cuyo nombre científico es Saturniidae. En este sentido, ponen huevos planos de color marrón claro en las hojas de varias plantas hospedantes.

No obstante, se destacan porque los adultos tienen bocas vestigiales, es decir, sus partes bucales se han reducido, por lo que no comen y solo viven como adultos por un par de semanas. En caso de vivir en cautiverio, el macho y la hembra tienden a ignorarse mutuamente, a menos que haya una planta alimenticia, como las hojas de roble.

Los machos se diferencian por exhibir antenas más tupidas que utilizan para detectar feromonas liberadas por hembras no apareadas. En tanto, las hembras presentan antenas moderadamente menos tupidas y muestran un abdomen más grande, donde llevan los huevos